El súper clásico del Cajón del Maipo fue para Manzano