Reportaje

17 julio, 2017

Benito Baranda y la gira del Papa, la que podría incluir Bajos de Mena

Benito Baranda y gira de Papa a Bajos de Mena

 

Tras la confirmación de la visita del Papa Francisco a nuestro país en enero de 2018, la Presidenta Michelle Bachelet confirmó al ex director social del Hogar de Cristo Benito Baranda como el “coordinador del Estado” de la estadía del Santo Padre.

La designación del psicólogo y presidente ejecutivo de América Solidaria Internacional, fue aprobada por la totalidad de los actores involucrados en este proceso histórico.

“Agradezco que Benito Baranda haya aceptado ser el coordinador del Estado para la visita del Papa. Pocas personas tan idóneas para esa misión”, manifestó en Twitter, tras el anuncio.

Cabe consignar que el equipo a cargo de la visita del Sumo Pontífice por parte de la iglesia católica lo integran monseñor Fernando Ramos, secretario general de la Conferencia Episcopal, quien será el coordinador nacional de la visita; y el periodista Javier Peralta, director ejecutivo.

Benito Baranda, comentó que la gira del Papa Francisco puede servir para destrabar “buenas políticas” en torno al conflicto mapuche y la situación de los migrantes.

“En el pasado me habían ofrecido otros cargos, pero esto era algo que desde el punto de vista personal no podía rechazar”. Expresó Baranda a los medios.

 

NO PUEDO INCIDIR, PERO…

 

El ahora responsable del Estado de la visita del Papa, conversó con reportajes de PALD, donde se le hizo ver la gran expectación que hay en la provincia Cordillera por la posibilidad de que el sucesor de Pedro llegue a la comuna de Puente Alto.

“Todos queremos que el Papa visite distintos lugares. Mi misión es agendar la ida del Santo Padre a la Moneda y en actos oficial con el Estado. Nada más. La agenda en sí la lleva la iglesia católica a través de monseñor Fernando Ramos”, precisó Baranda.

-En Puente Alto se ha formado un movimiento para que el Papa llegue a la capital de la Provincia Cordillera, en especial al Parque Juan Pablo Segundo, en Bajos de Mena, que ha sido calificado como un lugar apropiado para realizar allí un encuentro masivo.

-Yo estoy en la parte de Estado, no puedo incidir en los lugares que visitará, pero sería un buen lugar en Bajos de Mena, que es muy significativo. También hay otros como en Quilicura, donde hay muchos migrantes o en Temuco, en la población Lavín.

-Pero Bajos de Mena representa muy bien algunas situaciones del Chile actual.

-Sí, es un lugar muy emblemático, pero no dependen de mí que el Papa pueda ir allí o no. A mí me gustaría llevarlo como a 50 partes, pero es una visita muy acotada.

Para el ex director del Hogar de Cristo, los vicarios de cada zona tienen alguna influencia en los lugares que podría estar el Papa Francisco, aunque remarcó que es la comisión de la Iglesia la que define los puntos más adecuados.

“Es una visita de solo tres días, un tiempo muy corto. Todo el mundo quiere al Papa en sus ciudades y comunas. Por eso la elección debe ser muy bien pensada”, remarca el personero.

 

OTRO CHILE

 

Para Benito Baranda, la visita del Papa Puede ayudar mucho en espacios en los que al Estado le ha costado actuar, como por ejemplo, como en el caso de los pueblos originarios, particularmente del pueblo mapuche, y también en el tema de los inmigrantes.

“Pueden destrabarse buenas políticas y ser un momento para tomar mayor ánimo nacional en la construcción de esas políticas sociales, donde busquemos, con buen corazón soluciones que perduren en el tiempo. Lo que se va a lograr, y en lo que me imagino que está trabajando la Iglesia, es que en cada uno de los lugares, esos encuentros dejen sembrada la posibilidad de relacionarnos con un ánimo distinto”, ha sostenido el encargado del gobierno de la gira papal.

Baranda deja en claro que no está involucrado en los contenidos de la visita del Papa, en relación a la agenda pública actual, donde se debate el matrimonio igualitario y la despenalización del aborto en tres causales.

El encargado estatal de la gira Papal sostiene que esta gira Papal encuentra, sin duda, a otro Chile, distinto al que se encontró Juan Pablo Segundo en 1987, donde la mitad de la población estaba bajo la línea de la pobreza, sumado a un régimen autoritario, sin parlamento y enfrascado en una campaña plebiscitaria muy dura.

Es más, el encuentro masivo en el Parque O’Higgins, donde hubo graves enfrentamientos entre carabineros y manifestantes, fue uno de los hechos más polémicos que se produjo en su estadía en Chile y donde al final de la homilía Juan Pablo Segundo expresó una frase que quedó marcada hasta el día de hoy: ‘El amor es más fuerte’.

Otro punto importante con el que se encontrará el Papa Francisco al pisar suelo chileno, es la baja adhesión a la iglesia católica y la desconfianza generada por casos de abusos a menores, a lo que se sumó la designación del obispo Juan Barros en Osorno, pese a los cuestionamientos que había sobre él producto de su cercanía con el sacerdote Fernando Karadima, quien fue denunciado por varios jóvenes como responsable de abusar sexualmente de ellos.

“Ha habido un cuestionamiento mayor a todas las instituciones, entre ellas también a la Iglesia. Eso hace que la gente confíe menos en ellas y que la Iglesia Católica tenga una menor adhesión que en aquella época, pero eso no significa que los que tenemos adhesión no tengamos el mismo fervor o incluso más por la figura de este Papa”, expresó públicamente Benito Baranda.

 

(Recuadro)

COMISIÓN PUENTEATINA

El acalde de Puente Alto, Germán Codina, quiere que el Papa Francisco visite la comuna y que sea parte de la gira histórica que realizará por Chile. Es más, ha encabezado un movimiento local para entregar un proyecto concreto a la iglesia católica.

“Yo estoy dispuesto a encabezar esta misión. Desde hace años estoy en la misión de traer al Papa a Puente Alto. Se lo expresé el cardenal Ezzati, quien me dio su respaldo cuando vino la comisión del Vaticano hace unos meses”, dijo a PALD.

-¿Existe la factibilidad real de traer al Papa a Puente Alto?

-No quiero crear falsas expectativas, pero los puentealtinos saben que haré todo lo posible para que suceda. Traerlo a Bajos de Mena es todo un símbolo, además de ser un gesto de la iglesia con las personas que más sufren.

El parque Juan Pablo Segundo está emplazado en lo que fue un vertedero y donde se hicieron viviendas sociales. Todo esto han tenido que sufrir nuestros vecinos, por eso la visita es un apoyo espiritual, de fe.

-¿Han existido acercamientos con la iglesia por la gira papal?

-He estado en diversas reuniones en los últimos meses, pero no puedo revelar muchas cosas y hay que ser prudentes en estas cosas. Pero en todo caso, reitero que me la jugaré porque suceda. Cuando le propuse al Cardenal Ezzati que venga el Papa a Puente Alto, le mostré dos fotos, en una había un niño del barrio alto jugando con un cisne en el Parque Bicentenario y en la otra, había un niño de Bajos de Mena jugando con un perro muerto. Eso habla de los dos Chiles existente.

Por eso hay que enviar un mensaje a los vecinos que se esfuerzan, a los que no bajan los brazos y que necesitan para ello un apoyo espiritual y de Fe.