Reportaje

7 agosto, 2017

Puentealtinos viven transformaciones con cirugías express

Cirugías express

Todos sabemos que el sistema público de salud está en un estado de crisis constante desde hace muchos años.

Los más desposeídos, los carenciados o las familias que no pueden cubrir sus necesidades de salud en el sector privado, están a merced de un servicio que -en general- no responde con la prontitud que requiere o que esté a la altura de las expectativas de los mismos usuarios.

Sin embargo, cuando se unen voluntades junto a nueva infraestructura, equipamiento y tecnología, las cosas deberían tender a cambiar.

Es lo que está pasado con el CRS Puente Alto, que es la antesala del hospital que se levantará en el mismo lugar.

El Centro de Referencia de Salud (CRS) que se encuentra ubicado en la intersección de la calle Eyzaguirre con la carretera acceso sur, es  un centro público de atención secundaria, donde se realizan procedimientos  y consultas de especialidades médicas.

Este recinto, entró en marcha blanca en diciembre de 2016 -situación en la que se mantiene hasta hoy- atendiendo unas 200 personas de manera diaria, quienes son derivadas con la respectiva interconsulta que hacen los consultorios Alejandro del Río, Vista Hermosa, San Gerónimo, y de Bajos de Mena, el Cardenal Raúl Silva Henríquez y Karol Wojtyla.

También, está descongestionando las listas de espera que tiene el hospital Sótero del  Río, que por su alta demanda, está enviando vía interconsulta a los pacientes de lista de espera hasta este CRS.

 

EL CASO DE BERNARDO

 

María Sazo es madre de Bernardo Retamal, un hombre de 45 años que padece un leve retardo mental y que sufría desde hace más de un año de una hernia enguinal en su pierna derecha.

Bernando asiste a una escuela especial para adultos que está en el Open Door -El Peral- por lo que su problema de salud le complicaba un normal desplazamiento, en especial por el dolor que le generaba.

“Estuvimos más de un año esperando esta operación en el Sótero del Río, hasta que nos llamaron del CRS”, contó doña María a Reportajes de PALD.

Según relató, entre el mes de mayo y julio se llevaron a cabo los exámenes respectivos, las consultas médicas al CRS y la misma operación, la que se llevó a cabo el 13 de julio.

“Fue en la mañana y en la tarde ya estaba en la casa. Estamos muy contentos porque fue todo muy rápido. Él ahora está muy contento porque no tiene ese dolor que le molestaba”, expresó la vecina puentealtina.

Tras la intervención, Bernando Retamal fue visitado por 20 días seguidos por un equipo de salur del CRS, a fin de monitorear su recuperación en casa y si se estaban efectuando las indicaciones médicas respectivas.

Este grupo está compuesto, por lo general, de un paramédico, una enfermera (ro) y un kinesiólogo.

“Fue bueno que vinieran a verlo, ya que así lo controlaron mejor y él estaba más tranquilo. Ahora también tiene hora en psiquiatría del CRS, ya que con la operación le vino un ataque de pánico”, comentó la mamá de Bernando.

Cabe hacer presente que en este CRS de Puente Alto existe un modelo que se llama Hospital de Día de Salud Mental, donde el paciente ingresa en la mañana y se retira por la tarde.

Durante el día, la persona está hospitalizada, para que lo vea el asistente social, el terapeuta, sicólogo y el siquiatra mediante un tratamiento planificado y programado para el paciente.

La dueña casa, quien el 6 de julio pasado también fue operada de un quiste a su garganta -en otro centro asistencial-, pidió que este tipo de procesos no cambie, ya que la cercanía con los pacientes hace que las familias estén más tranquilas y apoyadas.

“Ojalá sigan así y no sea como la escoba nueva”, dice María Sazo.

 

EN 30 DÍAS

 

Este Centro de referencia de Salud puentealtino cuenta con dos pabellones de cirugía mayor ambulatoria, que opera a pacientes con problemas de hernias, vesículas, y en un corto plazo operará a pacientes con problemas de hombros y rodillas. Tiene implementado también dos pabellones de cirugía menor, para pacientes con problemas de quistes, lunares o que requieren biopsias.

Asimismo, se están realizando atenciones en la especialidad de urología, donde el paciente se interviene en la mañana y por la tarde se va a su domicilio.

Osvaldo García (25), es otro caso de la rapidez con que está operando el sistema de interconsultas entre el hospital Sótero del Río y el CRS.

El joven trabajador, que se desempeña de bodeguero también sufrió de una hernia enguinal (derecha), lo que le impedía desarrollar sus labores de manera adecuada, a lo que le sumaba el gran dolor.

“Estaba más de un año haciendo trámites para que me pudieran solucionar el tema de la hernia. Eran puras trabas y papeleos. Me enviaban de aquí para allá”, relató a Reportajes de PALD.

Así, en menos de 30 días le volvieron a realizar todos los exámenes en el CRS que se le habían practicado en el Sótero del Río, operándolo en menos de un mes.

“Fue como estar en una clínica. Los mejor es que fue costo cero. No pagué ni un peso”, contó Osvaldo García.

Como ocurrió en el caso de Bernardo, también fue visitado por un equipo de salud.

Desde el CRS remarcan que aún siguen en marcha blanca, apuntando también de que ellos no tienen Servicio de Urgencia, por lo que las personas deben acudir -en caso de una urgencia- al SAPU más cercano y de ser una emergencia vital ir al hospital más cercano, en este caso el Sótero del Río.

El CRS cuenta en la actualidad con más de 200 funcionarios aproximadamente, entre ellos profesionales de las diversas áreas de la salud, administrativos y auxiliares y se espera que se incorpore más personal asistencial y administrativo.

También posee una  Unidad de Odontología que tiene 15 sillones de primer nivel con su respectivo equipamiento que están realizando procedimientos odontológicos todos los días, pero, como se ha dicho, se llevan a cabo a través de las interconsultas.

Así como Bernardo y Osvaldo, otras decenas de personas se han visto beneficiadas con este sistema de salud, que es más rápido y donde el sello característico es la cercanía con el paciente y sus familias.

Pero más allá de este logro, todos los puentealtinos están esperando que se concreten los proyectos de los dos nuevos hospitales, tal como se comprometió, alguna vez, en campañas presidenciales y anuncios rimbombantes.