Reportaje

27 noviembre, 2017

Las tres mujeres fuertes de Puente

las tres mujeres

Los resultados del 19 de noviembre pasado quedarán, sin duda, en los anales de la historia electoral de nuestro país, toda vez que un número importante de políticos tradicionales quedaron fuera del Congreso, luego de estar, algunos, por casi tres décadas.

Por otro lado, el poder femenino está tomando más fuerza en la contienda política, toda vez que la ley de cuotas obliga a la representación de las mujeres en las listas, pero por sobre todo, por la capacidad de movilizar ciudadanos.

Esto último fue lo que ocurrió en el distrito 12 (Puente Alto, La Florida, La Pintana, Pirque y San José de Maipo), donde las tres primeras mayorías fueron justamente mujeres que salieron electas con una altísima votación.

Tras los resultados, se conforma un nuevo espectro político en la zona, debido, principalmente, al poder que pueden ejercer estas electas diputadas.

Cada una en su lugar y tienda política, contribuirán a que la provincia tenga una mayor visibilidad, en especial su capital Puente Alto, que tiene desafíos mayores por delante.

 

LAS TRES JEFAS

 

En la elección del 19 de noviembre, tres fueron las candidatas que encabezaron el conteo de sufragios y por ende su elección para el parlamento. A saber:

Ximena Ossandón Irarrázabal: logró la máxima votación de los comicios pasados en el distrito, alcanzando el 14,99% de eso votos (52.289 sufragios).

La hermana del actual senador, Manuel José Ossandón, tuvo aquí su fortaleza para alcanzar un escaño en la Cámara Baja.

La hermana del senador, se convirtió así en una de las candidatas más votadas del país, llegando con la primera mayoría del distrito 12 al Congreso de Valparaíso.

Recordemos que Ximena Ossandón tuvo una polémica salida de la Junta Nacional de Jardines Infantiles (Junji)  en 2010 cuando ocupaba el cargo de vicepresidenta, luego de decir a través de Twitter que “Mi pega la he hecho bastante bien, ahora la paga es bastante reguleque!! Sniff”.

Ante esto, se abrió un debate sobre su sueldo y el cual de acuerdo al portal de Gobierno Transparente de esa época, ascendía a $3.729.923.

Ese mismo día Ossandón renunció a su puesto en la Junji, poniendo fin así a seis meses de gestión durante el gobierno de Sebastián Piñera.

Camila Vallejo Dowling: Consiguió la reelección con el 13,67% de las preferencias, lo que equivale a 47.708 votos. Sin duda todo un mérito de la ex dirigenta estudiantil, que pasó por duros cuestionamientos políticos de sus adversarios.

La ex dirigenta estudiantil del Partido Comunista logró así mantener su escaño en la Cámara, uno de los objetivos del PC, ya que ella es una de las figuras emblemáticas de la izquierda.

Recordemos que la legisladora recibió críticas por su votación a la reforma educacional del gobierno, la que no fue apoyada por los actuales dirigentes estudiantiles.

Pese a ello, Vallejo es por hoy una figura clave en el rol del PC en la Nueva Mayoría y en la incidencia del resultado de la segunda vuelta.

Pamelas Jiles Moreno: Sin duda una de las sorpresas de estas elecciones. La periodista obtuvo 44.895 votos, con el 12,87% del total escrutado.

La profesional hizo una campaña corta, pero su exposición mediática hizo que la gente la reconociera y se inclinara por ella, además de pertenecer al bloque del Frente Amplio (FA), que fue el gran ganador de estas elecciones pasadas.

La periodista Pamela Jiles se convirtió en diputada por el Partido Humanista, tomando un rol en las fuerzas del FA.

Jiles dijo en su momento que su postulación estaba llena de conocimiento en terreno, debido a que “tengo trabajo, porque viví por años en La Pintana, porque tengo base, contactos y conozco lo que sucede allí, no soy una persona que llega desde un paracaídas a hacer solo campaña”.

La ahora electa diputada, era hasta hace poco panelistas en el programa de Primer Plano de Chilevisión, el que dejó cuando decidió continuar su carrera al Congreso.

La candidatura de Jiles  fue  polémica desde el inicio, ya que  fue proclamada por el Partido Humanista ante las dudas de otras colectividades como Partido Poder.

Pamela Jiles  se enfrentó en su momento a la diputada PC Camila Vallejo por los casos de plagio en los informes parlamentarios y la acusó de “tener manchadas las manos”.

La ex reportera de Informe Especial de TVN, había tenido ya una aventura política en el en 2009, cuando  emprendió una precandidatura presidencial.

Con estos datos, estas tres mujeres pasaron a convertirse en las tres principales referentes del distrito 12, siendo las verdaderas “jefas políticas”, desplazando incluso al reelecto diputado Leopoldo Pérez y a quien quedó en el camino, al PS, Osvaldo Andrade.

 

PODER FEMENINO

 

“Ha sido un buen resultado en términos preliminares”, así explicó Marcela Ríos, del programa de Gobernabilidad Democrática y Cooperación Sur-Sur del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) el debut de la Ley de cuotas en la elección parlamentaria.

La exigencia de que las mujeres ocuparan -al menos- el 40% de los cupos de candidatos a la Cámara de Diputados y al Senado, dio resultados positivos según la especialista, lo que finalmente llevó a que se eligieran  6 senadoras de 23 cupos totales, lo que corresponde al 23%, mientras en la Cámara Baja las diputadas llegan a 36 elegidas, un 22,5% de los 155 cupos posibles.

“Lo que se está viendo hasta ahora es un efecto positivo de la cuota, esto recordando que entre el 89 y 2013 el ritmo de aumento era de 2,5 puntos por elección, en 20 años se había llegado al 15% hoy se dio un salto de casi 10 puntos porcentuales. Estamos lejos del 40%, pero es un salto importante y eso se explica por la Ley de cuotas”, explicó Marcela Río del PNUD.

Uno de los puntos a analizar tras la elección, es si los partidos optaron por poner a las mujeres en lugares donde fueran realmente competitivas o si lo hicieron simplemente para cumplir con la cuota exigida por ley.

“No todos los partidos hicieron el esfuerzo de nominar a mujeres en cupos elegibles, guardaron cupos más seguros o para incumbentes o candidatos hombres, en el análisis más fino de las distintas bancadas por partido y coalición ahí va a ser evidente de quienes efectivamente le dieron cupos, los mejores cupos a las mujeres”, comentó la experta.

 

LOS OTROS CANDIDATOS ELECTOS

 

En el caso de los restantes cuatro cupos a la Cámara Baja para el distrito 12, éstos fueron obtenidos por varones:

Leopoldo Pérez Lahsen, fue la cuarta mayoría con el 8,57% de los votos (29.896 sufragios).

Pérez bajó ostensiblemente el número de votantes, toda vez que en su primera reelección (2013), obtuvo 46.314 sufragios, con el 23,55% del total de las preferencias.

El quinto diputado elector por la zona, es el hermano del alcalde de La Florida, Alvaro Carter Fernández, que obtuvo  27.346 votos, que representa el 7,84% del total.

Sin duda el candidato UDI-Independiente logró un golpe político, ya que junto a su hermano tendrán un peso político específico en el distrito.

El sexto escaño fue para Miguel Crispi Serrano de Revolución Democrática, que llegó al 7,35% del total de los sufragios (25.644 sufragios).

Por último, el séptimo cupo fue para el músico y ex integrante de la agrupación Sol y Lluvia, Amaro Labra Sepúlveda, del Partido Comunista, que pese a sacar solo el 1,82% de los votos (6.366) salió electo por el arrastre que lideró su compañera de lista, Camila Vallejos.

De esta forma, se conformó el grupo de los 7 parlamentarios que representarán el distrito 12, uno de los más grandes del país y donde tiene a Puente Alto como centro neurálgico de la política nacional.

 

PARTICIPACIÓN CIUDADANA

 

A nivel de la capital provincial, votaron 163.200 personas, de un total de 328.181, que representa solo el 49,72% del padrón electoral. Sin duda un número bajo de participación, en especial por grado relevancia que puede tener la ciudadanía en la decisión de los candidatos.

Cabe consignar que en la elección pasada municipal, la participación del padrón puentealtino no sobrepasó el 23%, lo que puede verse como un repunte en el número de personas sufragantes. Sin embargo, todos coincides que para las elecciones presidenciales los votantes suben.

Recodemos que en las municipales de 2012, en las primeras elecciones con voto voluntario, la participación  llegó a un 43%. Tampoco se logró superar la baja participación en las presidenciales de 2013, que llegó a un 50,6% de abstención en primera vuelta y un 58,21% en segunda vuelta.

Tras estos números, es tarea de los candidatos electos y actuales parlamentarios en ejercicio motivar la participación ciudadana, en especial en Puente Alto, cuya modorra cívica una vez más se ha dejado sentir.

Ya lo sabe, si quiere reclamar con ganas, vaya a votar el próximo 17 de diciembre en la segunda vuelta.

 

SE FUE ANDRADE

 

Con solo el 3,50% de los votos (12.226 sufragios) Osvaldo Andrade, histórico militante PS, no pudo conseguir su segunda reelección, quedando fuera del Congreso sin objeción alguna, pese a que lo antecedían dos periodos consecutivos (2009-2013).

Lo de Andrade se puede entender como una fuerte oposición a los liderazgos cuestionados por la ciudadanía, en especial por verse envuelto en el famoso ‘jubilazo’ de su ex esposa (cerca de 5 millones mensuales).

El año pasado, siendo presidente de la Cámara de Diputados, obtuvo un 60% de desaprobación por parte de la ciudadanía, de acuerdo  a la encuesta del Centro de Estudios Públicos (CEP) dada a conocer este viernes.

Este hecho hizo que incluso le pidieran su renuncia a la presidencia de la Cámara Baja, lo que finalmente no sucedió.

Andrade obtuvo el 2009, el 29,88% de los sufragios (54.962 votos), logrando la primera mayoría bajo el antiguo sistema binominal.

Luego, para su primera reelección, aumentó su votación a 61.037 votos (31 %), siendo uno de los diputados más votados del país.

Sin embargo, para esta elección, el sufragante que fue a las urnas recordó todos los episodios en los que se vio envuelto, quitándole su respaldo. Así es la política, sin llorar.