Reportaje

29 enero, 2018

Puentealtino que debuta en la TV Digital

Puentealtino que debuta en la TV Digital

 

El bicho de las comunicaciones se le metió a Matías Godoy Arellano (20) y no sabe cómo.

Y es que en su familia nadie -por ejemplo- ha dado un discurso en una reunión de amigos, menos pisado un locutorio de radio.

“La verdad es que en mi familia ninguno ha tenido algo que ver con comunicaciones. Soy el primero”, dice orgulloso este joven.

Estudió periodismo, pero se retiró para incorporarse a una escuela de locución. Desde allí empezó a tocar puertas y pedir oportunidades, hasta que en una de ellas se abrió.

Así, a puro pulso y queriendo llegar lejos, tiene su propio espacio en la televisión abierta, esperando dar el salto en dos años más.

Aquí parte de su historia de este puentealtino.

-¿Quién de tu familia tiene cualidades histriónicas?

-La verdad todos me preguntan eso, pero acá no hay nadie. Yo fui el primero. Tengo primos chicos, pero creo que después de mí empezarán a salir comunicadores o que le guste esto. Yo no sé de dónde saqué esta habilidad, quizás de parientes lejanos.

Así arranca la entrevista a este joven, quien es el primer comunicador de una familia tradicional chilena y puentealtina.

Su padre es trabajador de la empresa Savory, su mamá lleva las riendas del hogar en la villa Tocornal, ubicado destrás del CRS Cordillera.

Matías es el mayor de tres hermanos -los otros tienen 15 y 12 años- y se inició en el tema de las comunicaciones cuando cumplió 13 años.

A esa edad llegó a radio Imagen de Puente Alto, donde su director, Hermán Cortés Ruiz, le dio la oportunidad de tener pequeñas intervenciones en un programa miscelaneos

Era una especie de pequeño panelista, donde el mandamás de la emisora le cedía el micrófono por algunos instantes para que pudiera dar su opinión referente a un tema determinado.

“De a poquito me daba micrófono. Herman me dejaba meter la ‘cuchara’ un poquito, pero nada más”, recuerda Matías.

 

EL SALTO

 

Como invitado y panelista estable estuvo dos años en la radio Imagen, hasta que el propio dueño de este conocido medio de comunicación local le dijo que ya estaba preparado para contar con un  programa propio.

“’Estás listo, ya sabes de ésto y lánzate con un programa’. “Eso me recuerdo que me dijo Herman en ese momento”, relata este joven puentealtino.

De esta forma y con el “empujoncito” dado, Matías debutó con su programa “Despierta Puente Alto”, el que iba todos los días sábado de 10 a 14 horas.

Eran cinco horas con interacción directa con el público y donde él fue adquiriendo más experiencia en el oficio de locutor, como también de radiocontrolador.

“Yo mismo me ponía los aplausos o me tiraba la risa. Fue una gran experiencia porque aprendí mucho allí”, destaca Matías

Tras estar tres años en radio Imagen, decidió que era el momento de salirse y de capacitarse de la mejor forma.

Entró a estudiar periodismo, carrera en la que estuvo cuatro semestres.

Lo suyo, sin embargo  era comunicar y volcar toda esa capacidad.

Pasó por la Escuela de Locutores de Chile donde aprendió conducción y animación, confirmándose así mismo que “tenía pasta” para este mundo de comunicaciones.

 

TOCANDO PUERTAS

 

Ya con la experiencia de la radio, además de haber pasado por la universidad y la escuela de locución, Matías, como todo soñador sin límites, comenzó a enviar currículum a diversos medios de la región Metropolitana.

Editaba sus propios videos, demos con su voz y una que otra fotografía. Todo de manera muy profesional para que pudiese tener alguna oportunidad.

Y ésta llegó de la manera menos pensada y tan rápido que ni él mismo, hasta ahora, se lo cree.

Desde octubre del año pasado tiene su propio programa juvenil en el canal 22 de Santiago, donde de a poco se ha hecho un nombre y es reconocido por los telespectadores.

“Llegué tocando la puerta, literalmente. Todo el material que mostré me ayudó de mucho”, apunta este puentealtino.

-¿Y cómo se dio lo del programa?

-Mandé, por ejemplo, hoy mis papeles y a la semana siguiente me contestaron  si podía ir a una reunión.

-¿Qué pasó ahí?

-No me pidieron ni prueba de cámara ni casting ni nada. ‘Cuándo puedes empezar’, me dijeron.

-¿Quién te entrevistó?

-El propio dueño del canal…Él me dijo que cuándo podía partir. Yo estaba haciendo una cosa distinta. Fue un sueño. De una semana a otra cambió de manera fuerte mí día a día.

 

En dos semanas Matías ya estaba con su programa “Tú Conexión”, que está dirigido a un público adolescente y joven.

Recibe unos 500 mensajes de whatsapp por jornada, además de incrementar sus seguidores en las distintas plataformas de redes sociales que maneja.

“Eso me tiene muy contento. Subí a miles de seguidores. La gente me escribe todos los días. Me manda saludos y me invitan a eventos de beneficio.  Esto es importante para mí porque hay que agradecer que la gente te acompañe y te quiera. O sea, de ser nadie a que la gente te vea por televisión y te quiera, eso hay que retribuirlo”, dice con orgullo este joven comunicador puentealtino.

Lo de Matías es el ejemplo claro del dicho “caer parado”, ya que como el mismo lo destaca, el canal 22 (TVR) desde el próximo uno de febrero saldrá al aire en otras cuatro ciudades del país: Antofagasta, Viña del Mar, Valparaíso y Temuco.

Será a través de una señal abierta (digital), en estas ciudades y donde la recepción es por un televisor HD y que tenga recepción de antena para este tipo de emisión -prácticamente todos los televisores actuales ya vienen incorporados con esta tecnología- .

-¿Qué te dicen en la casa cuando vuelves de cada programa?

-Al principio me decían que no me moviera tanto. No digas esto o lo otro. Mi mamá se preocupa de  mi vestimenta. Mi papa de que no haga malos comentarios o cosas así. Son mi fans número uno. Ellos son los más orgullosos, Mi papá anda mostrando mis videos todos los días en su trabajo.

 

NADA AL AZAR

 

Como sus sueños los concretiza, Matías ya piensa  que en dos o tres años más debería dar un salto en su vertiginosa carrera.

“Eso es lo que yo pienso. Tengo eso planificado y ojalá se dé”, expresó con seguridad a reportajes de PALD.

Como nada lo deja al azar, Matías también tiene claridad que tener una relación sentimental es un poco complejo por el momento que está viviendo.

“Estoy enfocado en un cien por ciento a ir creciendo. Me propuse ésto y ahora no quiero desviarme. Tener pareja significa darle tiempo y en lo que yo estoy no lo tengo. Además no sé si una polola le gustaría que todo el rato me escriban mis seguidoras”, dice riendo Matías.

-¿Qué esperar ahora?

-Bueno, como todos los jóvenes que se quieren “comer el mundo” a esta edad, Matías Godoy Arellano espera seguir creciendo, madurando como profesional.

 

Nadie sabe, como él mismo lo dice, que un día un productor de televisión o un caza talentos lo vea y diga: ‘este cabro era el que andaba buscando’.

Sin duda que la historia de Matías es el fiel reflejo del “querer en poder” o como dijo el fundador de Puente Alto al Día, Juan Rojas Maldonado: “Puede el que cree que puede”.

 

(Nota en edición impresa de sábado 27.1.18)