Crónica

5 febrero, 2018

Casas de $70 millones presentan fallas

Casas de $70 millones presentan fallas a menos de cuatro meses de su entrega

Maxel Velásquez (26) es ejecutivo de cuentas bancarias, pero por ahora se gana la vida trabajando en Uber.

Así y conduciendo de 6 de la mañana hasta las 18 horas debe reunir el dinero mantener a su familia y pagar el dividendo de su casa nueva, que asciende a los $400.000.

Lo trágico para él, su esposa y su pequeño hijo, es que no están viviendo en la vivienda, ya que desde que llegaron allí -septiembre de 2017- ha presentado una serie de fallas, que al día de hoy no son subsanadas.

“Para tener mi casa junté plata, pedí un préstamo, me endeudé, y así pude llegar al pié que me exigía el banco y la constructora”, recuerda este joven.

Su casa pertenece al proyecto Barrio Casas del Valle, que fueron levantadas por la empresa CNSA, la que ha recibido varios reclamos en distintos puntos de la región.

Maxel llegó a su casa el 12 de septiembre del año pasado y calcula que desde todo ese tiempo hasta el día de hoy, ha tenido a maestros al interior de su hogar por el lapso de un mes.

“Antes de que me entregaran la casa me dejaron verla una vez. Luego cuando la recibí hice varios requerimientos, pero ninguno solucionado”, comentó a PALD.

Al interior de la vivienda han tenido que cambiar baldosas, raspar muros y hasta nivelar el piso.

Otras de las labores fue el cambiar el sistema de desagüe de la tina, ya que al estar mal instalada simplemente el agua llegó hasta el dormitorio principal, lo que provocó hongos en la pared y en parte de la alfombra.

“Al final decidí sacar la alfombra y poner piso. Mientras el maestro que yo contraté hacía su labor, otros de la empresa tenían que nivelar la loza”, dijo este hombre, que ya está cansado de tener que lidiar día a día con uno u otro problema.

Actualmente están pernoctando en la casa de su padre -llevan tres semanas-, ya que la constructora se comprometió a terminar las reparaciones en ese plazo. Sin embargo, la cuadrilla de trabajadores a veces no se ve operando.

Los problemas de construcción y terminaciones también se han dado en otras viviendas, como puertas y pisos desnivelados, serios problemas de terminaciones, entre otros.

Otro tema que llama la atención en este barrio es que una parte de él no cuenta con pavimento donde hay dos viviendas.

Literalmente los dueños tienen que caminar sobre tierra y piedras para ingresar a sus hogares.

Otro punto, es que los antejardines del acceso principal del barrio fueron entregados con cercos metálicos, en cambio las viviendas del interior no lo tenían.

Rosa Fuentealba es otra de las afectadas por la baja calidad de las casas. Ella llegó a vivir con su esposo y tres hijos.

“Ahora van a comenzar con los detalles, como poner un pedacito de muralla que falta. Pero tengo la tina saltada y hubo filtración,  la alfombra con hongos en mi dormitorio, puertas y en la cocina”, describe la mujer, quien pagó el 50 por ciento de su casa.

De acuerdo a los vecinos, este proyecto inmobiliario estuvo poco más de un año sin ser entregado, pese a que las casas estaban “terminadas”.

PALD se contactó con la gerencia de la empresa CNSA, los que quedaron en contactarse con nosotros.

Al cierre de esta edición, aún no se recibía ningún tipo de comunicación.

 

(Nota completa en edición impresa de sábado 3.2.18)