Crónica

7 febrero, 2018

Ambulantes con triciclos eléctricos en alerta

Ambulantes con triciclos eléctricos en alerta

 

Era cosa de tiempo para que se regulara la circulación de estos frágiles móviles por la vía pública, situación que desde un principio generó polémica, debido, principalmente, al riego de no contar con una normativa clara.

Hace pocos días se despachó desde la Cámara de Diputados una ley que ordena el uso en las calles de este tipo de vehículos pequeños.

De acuerdo a lo que establecería la norma, deberán contar con permiso de circulación, patente y su conductor deberá poseer licencia clase C.

Todo esto se espera que comience a regir en unos seis meses más, por lo que los actuales propietarios tienen el tiempo suficiente para poner en orden sus papeles y así salir sin complicaciones a la vía pública.

Sin embargo, un grupo de personas no está muy entusiasmadas con esta idea de la regulación.

Se trata de vendedores ambulantes que usan estos carros con fines laborales y que son, además, parte del espacio que usan parta comercializar sus productos.

 

PREOCUPACIÓN LOCAL

En Puente Alto a lo menos seis personas tienen estos triciclos eléctricos, donde la mayoría de sus propietarios son personas con discapacidad física.

Todos ellos invirtieron entre $800 y $900 mil pesos para adquirir estos móviles, sin que en ese momento se les hablara de homolagación o permisos de circulación.

 

Juan Miranda, presidente de los comerciantes ambulantes del área céntrica de Puente Alto, relató a PALD que una de las socias de la entidad le requisaron hace unos tres meses su moto, la que fue dejada en los corrales de la comuna de Quilicura.

“Ella tuvo que luchar un montón, incluso recibió ayuda por parte del municipio, ya que le estaban cobrando cerca de $500 mil para poder sacar su moto, cuando el valor de la máquina, hace tres años atrás, estaba en $850 mil”, contó el dirigente.

Otro de los que está inquieto por esta situación es Víctor Muñoz Ferrada, quien preside a un grupo lisiados de la provincia Cordillera.

Él, al igual que sus compañeros, tiene una triciclo de estas características y que a la fecha ha tratado de cumplir con lo que establece la actual, ley.

Sin embargo, ante el futuro escenario, criticó que la opinión de los ciudadanos discapacitados no se haya tomado en cuenta.

“La gran mayoría de los carros acá está en manos de gente de la tercera edad, con alguna discapacidad y otros. Todo lo que se quiere implementar ahora no ha motivado a reunirnos a fin de que nos podamos juntar con nuestras autoridades”, expresó este comerciante puentealtino.

La idea, de acuerdo a este dirigente, es que se pueda llegar a conversar con el seremi de Transporte, a fin de que se pueda llegar a entendimiento entre las partes.

“Ahora se nos presenta el tema de la homologación, por ejemplo”, declaró.

Consultado sobre el accionar de Carabineros, precisó que en algún momento hubo un control casi diario, pero que al darse cuenta que no hay ley de respaldo, dejaron de hacerlo.

Miguel Ángel  Fouillioux Polanco, también es otro comerciante que compró este tipo de triciclos, manifestando que en su caso le ha cambiado su vida diaria.

“Antes tenía que esperar que un colectivo me llevara. Era todo un lío, ya que tenía que sentarme en el asiento del copiloto y esperar que el portamaleta estuviera desocupado para que me llevaran la silla de ruedas”, recordó.

Entre los ambulantes puentealtinos que poseen este tipo de motos, hay un consenso de que es necesario reunirse con las autoridades y buscar una solución en conjunto y que luego carabineros aplique ese criterio.

 

(Nota completa en edición impresa de miércoles 7.2.18)