Crónica

12 marzo, 2018

Miguel Ángel Fajardo renunció al PS

Miguel Ángel Fajardo renunció al PS

Desde 1968 que Miguel Ángel Fajardo -que en su vida estuvo ligado a diversas organizaciones sociales, sindicales deportivas y culturares en Puente Alto- militaba en el Partido Socialista. Recientemente tuvo que tomar una de las decisiones más complicadas: el de renunciar al PS,  partido que lo identificó prácticamente toda una vida.

“Esto vino después de una larga reflexión, de 50 años de militancia. No me sentía cómodo al interior del partido. Tengo una apreciación muy personal de lo que hoy ocurre en el PS, y creo ya no me representa de acuerdo a los principios  e ideales por los cuales abracé el socialismo desde muy joven”, indica.

Miguel Ángel cuenta que provine de una familia obrera por parte de madre, siendo su abuelo Manuel Quinteros uno de los primeros militantes del Partido Socialista en Puente Alto. Por el lado paterno, señala que su otro abuelo fue un militar muy reconocido en la comuna, don Ramón Fajardo, muy amigo de don Juan Rojas Maldonado, con quien realizaban mucho trabajo social en la comuna.

En el momento del Golpe de Estado, en septiembre de 1973, don Miguel Ángel llevaba una doble militancia puesto que a la vez integraba las filas del MIR, teniendo que esconderse clandestinamente por unos días. “Afortunadamente nunca me pasó nada, pasando luego a formar parte de la resistencia…  pero no puedo decir lo mismo de otro compañeros, que fueron torturados y asesinados”.

 

DECEPCIONES

Hechos ocurridos como las inversiones que presentaba el PS en la banca privada (SQM, las sanitarias, las autopistas concesionadas y el sector eléctrico), así como la permisividad de militantes activos históricos ante situaciones inaceptables como las de un alcalde involucrado en ilícitos, fueron motivos que de a poco fueron colmando su paciencia.

“Me duele el alma el salir del Partido Socialista”, asegura con la voz entrecortada.  “¿Sabe? en el 2016 fui despedido de mi trabajo en la inmobiliaria de Ferrocarriles del Estado, por el hecho de denunciar maltratos a las mujeres trabajadoras. Ésta la hice a través de canales reservados y le puedo decir que hubo una colusión de parte de fiscal con la gerencia de EFE, cortando por el hilo más delgado. Lo que me molesta, es que no tuve ninguna defensa de parte del partido. Incluso me junté con Germán Correa, quien se comprometió luego a reintegrarme a la empresa, pero nada finalmente ocurrió”, agrega.

Consultado por lo que se viene a futuro, ya fuera del PS, responde: “Seguiré reflexionando, seré parte de una oposición con altura de miras y constructiva en el próximo gobierno que asumirá, y trabajaré de manera transversal por la defensa de los derechos de los trabajadores”.

 

(Nota completa en edición impresa de 10.3.18)