Reportaje

23 mayo, 2018

El agua de la discordia en Pirque

El agua de la discordia en Pirque

 

Desde la primera semana de abril pasado, la vida para los habitantes de la apacible zona de San Juan, en Pirque, cambió drásticamente.

Ruido constante, vibraciones y el ir y venir de camiones de carga hora tras hora, es ahora la constante del día a día de este sector que casi colinda con San José de Maipo, situación que se prolongará, a lo menos, por dos años más.

Y es que el 2 de abril se inició la mega obra de la empresa Aguas Andinas, que consiste en levantar seis estanques de agua en 72,5 hectáreas, lo que equivale a la monumental suma de 1.500.000 m3 del vital elemento -sin tratar- y que en caso de emergencia sea utilizada para abastecer a gran parte de la región Metropolitana por 32 horas.

La obra, catalogada como estratégica por las autoridades del Estado, se hará a raja tabla, ya que la empresa de capitales españoles está obligada hacerlo debido a los escandalosos episodios donde miles de habitantes de la región se quedaron sin suministro en sus hogares, debido a un corte generalizado motivado por la turbiedad del río Maipo.

Sin embargo y pese haber estado casi dos años conversando con los vecinos de San Juan, Aguas Andinas –afirman- no está cumpliendo con los acuerdos alcanzados en relación a mitigar las consecuencias que traen los trabajos.

En esto, no solo está la denuncia de los residentes, sino que del propio municipio pircano que tuvo que parar las obras por unos días, debido a que habían comenzado a operar sin los permisos correspondientes. Peor aún, sin haber entregado ningún tipo de planos ni documentos de labores a ejecutar.

La mega obra recién lleva un mes en ejecución, pero todo indica que los vecinos y la comunidad de Pirque no se quedará quieta ante la española Aguas Andinas, que es la responsable del proyecto y que tiene la obligación de llevar adelante un trabajo donde la comunidad no puede quedar al margen, más si su diario vivir ya está siendo alterado.

 

AGUA SOBRE LAS CABEZAS

 

Daniela Sofía Melo Mujica, presidenta de Junta de Vecinos de San Juan, lleva toda una vida en la comunidad de Las Palomas.

Allí, junto a su pareja, y dos hijos pequeños, proyectaron una vida plena, fuera de la ciudad y con ambiente propicio para el crecimiento de los niños.

Pero la realidad desde el 2 de abril ha cambiado esos sueños de manera dura.

La casa construida en base a barro, donde ella y su pareja pusieron manos, sudor y esfuerzo, vibra cada vez que la maquinaria entra en funcionamiento para abrir la tierra donde estarán las seis piscinas.

El polvo en suspensión es constante. A esto se suma el polvo y la suspensión de éste, que ha traído que su hija de 8 años tenga problemas a la piel.

Todo ha cambiado para mal. La salud mental es tema delicado para esta familia y para el resto de Las Palomas, ya que lo que ayer era un espacio tranquilo, hoy es estrés y deterioro de la calidad de vida.

“Estamos a menos de 100 metros de la obra. Tenemos  los lagunas o estanques gigantes sobre nuestras cabezas, a seis metros de altura y en una pendiente”, comentó a reportajes de PALD Daniela Melo.

La dirigente, recordó que los vecinos de San Juan fueron partícipes de reuniones y acuerdos con la Santinaria, la que en documentos se comprometió a realizar mitigaciones por los trabajos.

Algunos puntos, dice Daniela, quedaron consignados en documentos, mientras que otros solo están en acuerdos de palabra.

“Ellos quedaron en echar un mineral a los caminos aledaños a la obra para que no se levante polvo. Sin embargo lo hicieron solo en un camino, que es muy corto. En Los Almendrales, donde hay varias casas, no lo han hecho”, afirmó.

También está la instalación de un semáforo en una peligrosa intersección que une vías que tienen pendientes muy pronunciadas. A la fecha, la empresa a cargo de la obra tampoco ha cumplido con este punto.

Lo mismo pasa con el horario de trabajo, que es variable, pese a que está establecida la hora de comienzo y fin de las faenas.

Lo peor de todo, es que Aguas Andinas comenzó las faenas sin contar con los permisos respectivos, lo que fue refrendado también por el propio alcalde de Pirque, Cristián Balmaceda (ver recuadro).

 

COMUNIDAD UNIDA

 

Por cerca de dos años la comunidad de San Juan sostuvo distintos encuentros con los representantes de Aguas Andinas para conversar y llegar a puntos de acuerdo sobre mitigaciones y posibles compensaciones.

Sin embargo, y como suele ocurrir con este tipo de obras que tienen impacto social, en un comienzo las tratativas se hicieron de manera separada con algunos representantes vecinales o grupos de residentes.

De ahí que hubo citas con baja asistencia de vecinos, reuniones sin aviso masivo o temas puntuales para ciertos sectores.

Uno de los puntos tratados aquí fue la colaboración que prestaría la Sanitaria para la puesta en marcha del APR (Agua Potable Rural) en San Juan, sector que no cuenta con una red del vital suministro.

Pero todo este proceso, no claro muchas veces, ha hecho que la comunidad de San Juan se haya unido de manera definitiva y enfrentar este histórico momento como un solo cuerpo. Así, dice Daniela, podrán conseguir mejores cosas para todos y compensaciones.

“Nosotros vamos a tener que resistir tres años de construcción de este proyecto, pero es distinto hacerlo sintiendo que por lo menos algo estamos ganando a sentir que solo estamos recibiendo daño”, sostuvo Daniela Melo a Reportajes de PALD.

Los vecinos de San Juan de Pirque saben que la obra se llevará a cabo sí o sí, ya que es clave para la región Metropolitana y es un tema de política de Estado.

Sin embargo, no quieren que sus derechos sean pasados a llevar por una Sanitaria de manos españolas que tiene todo el poder económico y el respaldo político.

Quieren claridad no solo de cómo se ejecutará el día a día, sino que los problemas futuros y emergencias que se podrían suscitar.

¿Qué pasará ante un fuerte sismo o terremoto? ¿Cómo se evacuarán las aguas de los estanques? ¿El terreno sigue siendo firme tras talar decenas de cipréces que afirmaban el terreno?  ¿Cómo se controlarán los mosquitos cuando los estanques tengan más de un millón y medio de m3 de agua a tratar?  ¿Se compensará a las familias con un traslado a otros puntos para que residan de manera temporal o definitiva?

Estas son algunas de las preguntas que se hacen los residentes de San Juan y que están a la espera de respuestas concretas.

Pelear contra un gigante nunca es fácil, pero no imposible.

 

 “ESTAMOS CON LOS VECINOS”

 

La municipalidad de Pirque sigue de cerca este proceso y ya cuenta con un ITO  (Inspector Técnico de Obras) para revise el avance de las obras y cómo se está ejecutando, entregando cada 15 días informes a la alcaldía.

Cristián Balmaceda, alcalde de la comuna, conversó con reportajes de PALD, donde fue claro en manifestar que el municipio está con los vecinos y que la Sanitaria debe cumplir con las exigencias y que es la empresa la primera responsable de todo lo que pase.

“Si uno lee y revisa los acuerdos firmados protocolarmente y que están aprobados medioambientalmente, ninguno se ha cumplido hasta el día de hoy. Esta molestia yo la comparto plenamente con la gente de San Juan”, comentó el alcalde.

Otro punto que destacó Balmaceda, y que tiene que ver con el inicio irregular de los trabajos, es que la empresa contratista no ha hecho mitigación alguna por las obras.

A esto se suma que ya estaban haciendo construcciones civiles. O sea, estaban levantando muros de contención de las piscinas y algunas oficinas.

“Nada de eso tenía permiso municipal. Nosotros paralizamos las obras por una semana hasta que trajeron los planos y las peticiones de autorizaciones. Lamentamos que no se cumpla con lo se dice”, remarcó el alcalde de Pirque.

-¿Cuál será el rol del municipio y cómo lo ejercerá?

-Que se cumpla con lo solicitado para construir.

-Un grupo de vecinos interpuso un recurso de protección por los daños colaterales de la obra. ¿Usted como alcalde podrá sumarse a esta acción legal si ve que no se cumplen los acuerdos?

-Nosotros vamos a usar todos los antecedentes y atribuciones que tengamos y nos vamos hacer parte del recurso si es necesario. Vamos a seguir acompañando a la comunidad de San Juan en esto.

Cristián Balmaceda tiene claro que el municipio no puede quedar inmóvil ante esta mega obra, más aún si hay una escuela pública que tiene problemas con el agua potable y el alcantarillado.

Asimismo, confirmó que un Inspector Técnico municipal estará presente en la obra y será “los ojos” de la municipalidad.

“El ITO le informa al alcalde lo que ha revisado y se esté cumpliendo o no. En ese sentido hemos pedido que el ITO vaya cada quince días a la obra. Luego el alcalde le informará al concejo”, precisó a Reportajes de PALD.

-¿Qué espera usted de Aguas Andinas?

-Nosotros esperamos más allá de las mitigaciones que no se están cumpliendo. Estamos hablando de una inversión de 80 millones de dólares. Por eso el sector de San Juan debe tener mayores beneficios de los que se acordaron incluso en un primer momento. Pueden entregar, por ejemplo, las redes del APR de San Juan. Queremos sacarle mayores beneficios, justamente por el no cumplimiento de los acuerdos.

 

RECURSO DE PROTECCIÓN

 

Parte de la comunidad de San Juan presentó en días pasados un recursos de protección en la Corte de Apelaciones de San Miguel en contra de Aguas Andinas por el incumplimiento de acuerdos y el daño que están provocando las primeras faenas al diario vivir de las familias. El tribunal de alzada admitió a tramitación este recurso y al cierre de esta edición se estaba a la espera de la resolución, que podría paralizar las obras.

 

 

NUEVA MESA DE DIÁLOGO

 

Tras la primera movilización luego del inicio de las obras, Aguas Andinas aceptó a conversar con los vecinos y buscar acuerdos permanentes.

 

AGUAS ANDINAS DISPUESTA AL DIÁLOGO

 

“En Aguas Andinas hemos mantenido desde siempre una relación cercana con los vecinos y las comunidades de Pirque y por supuesto estamos dispuestos a conversar con ellos y ver los temas que le preocupan hoy en día respecto de este proyecto. Para ello manifestamos nuestra disposición a conformar una mesa de trabajo con representantes de la junta de vecinos y municipio de Pirque y así poder aclarar cualquier duda que tengan”, dice el escrito que fue enviado desde la gerencia de comunicaciones de Aguas Andinas a PALD.

 

(Nota en edición impresa de sábado 26.5.18)