Crónica

4 junio, 2018

Hospital Sótero del Río implementa terapia canina en atención dental

Hospital Sótero del Río implementa terapia canina en atención dental

 

El miedo al dentista es un hecho más común de lo que parece. No son pocas las personas que llevan años sin pisar la consulta del odontólogo, pues solo pensarlo les genera ansiedad. Es un círculo vicioso en el que la elusión del tratamiento dental lleva a un deterioro de la salud dental, con pérdida de dientes, y éste a un sentimiento de culpa y más ansiedad que refuerza, muchas veces por vergüenza, la actitud de evitar ir al dentista.

Para superar este problema, el Hospital Sótero del Río implementó recientemente una terapia canina para los pacientes que tienen temor a las consultas dentales y que, por ello, son más complejos de atender.

Si bien en un principio estaba dirigida a niños, rápidamente se amplió a adolescentes y adultos con necesidades especiales, que también se negaban a ser atendidos por el dentista.

La iniciativa ha tenido bastante éxito. “Genera un ambiente más lúdico, por lo que hay una mayor disposición por parte del paciente y les baja un poco el nivel de ansiedad”, explica la odontopediatra Fernanda Dowlin.

Ella, junto a dos dentistas, atienden los días miércoles junto a Zucca, la perrita labrador -entrenada para trabajar con personas con necesidades especiales-, que se encarga de acompañarlos en el sillón dental, mientras se les realizan sus tratamientos, cumpliendo así una labor terapéutica.

 

CARIÑO CANINO

Zucca va a buscar a los pacientes a la sala de espera y, cuando están siendo atendidos, se acuesta encima, como un método de contención. “Es como un abrazo. Los pacientes le tocan las patitas y le hacen cariño mientras son tratados”, relata Dowlin, quien agrega que, en caso de que un paciente no se sienta cómodo estando tan cerca de la perrita, ella apoya su cabeza en los pies y le hace compañía desde lejos.

“Hemos tenido bastantes mejorías. Desde pacientes que llegan más contentos o que tienen menos susto, a pacientes que antes no se sentaban en el sillón y ahora los hemos podido atender”, explica la dentista. Un gran logro para la especialidad, ya que, según la doctora “cuando son pacientes muy complicados y no los podemos atender en el sillón, los tenemos que llevar a pabellón con anestesia general”.

Tras el éxito de este proyecto, el programa se extendió por tres meses más, por lo que Zucca continuará en el Hospital Sótero del Río hasta julio, aunque el equipo espera que se extienda indefinidamente.

(Nota en edición impresa de sábado 2.6.18)