Vasectomía: Un opción simple y efectiva para ellos

Cuando se trata de planificación familiar en pareja, la mujer parece ser siempre la responsable de utilizar algún tipo de método anticonceptivo. No obstante, la opción más exitosa y menos invasiva para el control de la natalidad es la vasectomía, una cirugía ambulatoria que se realiza en 30 minutos y con anestesia local, a la cual pueden optar los hombres. El urólogo de Clínica Vespucio, Dr. Juan Carlos Román, explica en qué consiste esta técnica y derriba los mitos que alejan a muchos pacientes de esta alternativa.
Durante años, las encargadas de asumir el control de la natalidad en pareja han sido las mujeres. Sin embargo, hoy las cosas están cambiando y los hombres también tienen una opción, de la mano de la medicina. Porque existe un procedimiento muy efectivo y simple, al que ellos pueden someterse como método de planificación familiar: la vasectomía. Esta técnica ambulatoria se realiza con anestesia local en una intervención que dura aproximadamente 30 minutos. “Es más segura, efectiva y económica que la esterilización femenina y los pacientes pueden retomar su actividad laboral al día siguiente”, explica el urólogo de Clínica Vespucio, Dr. Juan Carlos Román.
Derribando mitos
Además de asegurar la esterilización masculina, la vasectomía no genera cambios en la vida sexual del hombre. “Una de las ventajas de este procedimiento es que los cambios que se producen en el paciente son mínimos, sólo una disminución de la cantidad de semen de hasta un 5%, lo que es irrelevante”, precisa el urólogo.
Si bien las familias que optan por esta alternativa han ido en aumento durante los últimos años, aún no se ha masificado su uso y sigue siendo la mujer la encargada del control de su fertilidad, con métodos hormonales como las pastillas anticonceptivas o cirugías como la ligadura de trompas.
¿Es segura?
La vasectomía no es inmediatamente efectiva, por lo que se recomienda mantener algún método anticonceptivo adicional durante los primeros 3 meses. En cuanto a los riesgos de la cirugía, el especialista indica que “son mínimos, y similares a cualquier intervención, es decir, dolor en la zona operatoria, sangrado o infección, los que habitualmente son fáciles de tratar y no dejan secuelas”.
Cirugía de reversión
La vasectomía está indicada en aquellos hombres que no quieren tener más hijos de forma definitiva. Si bien existe una cirugía para revertir este proceso, ésta no es 100% efectiva. Dicho procedimiento se denomina vasovasostomía y “consiste en conectar nuevamente los cabos del conducto deferente seccionados, de manera que los pacientes logren tener hijos de forma natural”, afirma el Dr. Román.
Los resultados de esta cirugía dependen del tiempo que haya transcurrido desde la primera intervención. Antes de 10 años de realizada la vasectomía, las posibilidades de revertirla son cercanas al 90%. Pasado ese lapso, las probabilidades de éxito son menores al 20%.
¿Qué es la vasectomía?
Es una cirugía ambulatoria, que consiste en el corte de los conductos deferentes a través de una pequeña incisión en la piel de los testículos, para impedir que los espermatozoides lleguen a juntarse con el fluido seminal producido por las vesículas seminales y la próstata.