María Eugenia Quezada, amor por la cocina y el compartir sus conocimientos

María Eugenia Quezada, amor por la cocina

De pequeñas manifestó su amor por la gastronomía, lo que hoy enseña a sus alumnas en el taller de Cocina y Repostería que se imparte en Puente Mayor.

Desde hace tres meses que María Eugenia Quezada (73) asumió el cargo de monitora en el taller de Cocina y Repostería que se imparte en la Casa del Adulto Mayor en Puente Alto, una labor que dice hace con mucho gusto, entregando sus conocimientos a quienes deseen aprender de las artes culinarias.

“Mis padres eran del sur de Chile, de Osorno, se casaron y se fueron a vivir  a Valparaíso, donde nacimos mi hermana y yo. Lamentablemente mi papá falleció cuando éramos muy chicas… yo tenía 3 años. Fue mi mamá quien nos sacó adelante,  en base a mucho trabajo y esfuerzo. Ella es mi gran ejemplo”, indica doña María Eugenia, recordando su infancia, de donde veremos, viene su gusto por la cocina.

Con el tiempo, su madre tomó la decisión de ir a buscar nuevas oportunidades a Santiago, llegando  así la familia posteriormente a Puente Alto. Es así como adopta el rol de “cuidadora” de su hermana menor, mientras su madre iba al trabajo, siendo vigiladas por el ojo atento de una vecina. Cuenta que por estas circunstancias de la vida, desde pequeña aprendió a valerse por sí misma, y que dentro de su obligaciones diarias, estaba la de preparar el almuerzo.

“De ahí tomé este gustito por la cocina y la gastronomía. Lo primero que aprendí  a preparar fueron porotos y cazuela, platos que para mí eran fáciles de ‘armar’, porque mi madre me dejaba los ingredientes más menos listos. ¡Estoy hablando de que tenía unos 7 años!… ¡Fíjese!”, recuerda. “Tenía que poner cajones para subirme y así poder llegar a todos lados en la cocina”, agrega entre risas.

Tras terminar el colegio, doña María Eugenia cuenta que se casó muy joven, matrimonio del cual tuvo dos hijos y que duró 30 años. Sostiene que si bien se dedicó a la  crianza de los niños, continuó con su pasión por la cocina –no solo en su hogar- pues siempre se dedicó  a la preparación de almuerzos y ‘cositas ricas’,  las que entregaba a pedido, contando por así decirlo con su propio emprendimiento, pero más informal. “Me decían que las empanadas, las humitas, el pastel de choclo, me quedaban muy buenos, como también el pie de limón”, afirma.

NUEVO COMIENZO

Por esas cosas del destino, supo hace un tiempo que buscaban una nueva monitora del taller de Cocina y Gastronomía en Puente Mayor, puesto que se encontraba vacante tras el sensible fallecimiento de doña Lidia Sereño, quien por cerca de 12 años llevó a cabo tal curso en la entidad municipal.

“Postulé, y hablé con don Carlos De La Peña y con Bertita Benavente, y finalmente quedé seleccionada. Me siento muy feliz aquí, de poder traspasar mis saberes a las alumnas, a enseñarles a preparar diferentes platos y postres, a adultos mayores, al igual que yo. Vengo todos los días, de lunes a viernes, me levanto con muchas ganas por la mañana, con energías, pues me motiva demasiado lo que hago. Además, se ha formado un grupo muy lindo”, indica doña María Eugenia.

Consultada sobre lo que significa para ella la cocina y gastronomía en su vida, dice: “para mí lo es todo. Me encanta. Además, ¡siempre he dicho que la mejor forma de conquistar es a través del estómago pues!”.

(Nota y fotografía en edición impresa de 27.7.19)