Intervienen a la Carol Urzúa con música, danza, pintura y paz

*Uno de los objetivos es recuperar la identidad del barrio y que los vecinos sean los verdaderos protagonistas.

“Hay que cambiarle la cara, el rostro a la Carol Urzúa…para que avancemos con colores, con magia, con alegría, para volver a empezar”.

Así describió Israel Oliva el primer carnaval por la paz que se realizó hace algunos días al interior de la población.

Como gestor cultural y vecinos del barrio, Israel ha venido trabajando desde hace un tiempo en el sector, pero desde el fatídico 8 de agosto (8-A) pasado su labor, como la de otros jóvenes ligados a la cultura, pasó a ser una de las principales armas para “intervenir” y darle un giro a este sector estigmatizado de Puente Alto.

Así nació, por ejemplo, Carol Urzúa TV, un fanpage en Facebook que pretende ser la plataforma audiovisual que propague la cultura y las buenas noticias del sector.

Detrás de la idea está el mismo Israel Oliva, quien cree que hay que trabajar desde el mismo barrio y con los vecinos para construir un cambio cultural, en especial en la forma de cómo se dan las relaciones humanas.

“Carol Urzúa TV se proyecta más para mostrar las cosas positivas, porque los canales grandes están mostrando las cosas negativas de la población. Este grupo de jóvenes estamos para hacer cultura, cosa que los niños se olviden de los episodios vividos y que vivan una cosa distinta”, dice Israel.

MÁS RECURSOS

Pero en esta profunda y larga tarea cultural Israel no está solo, ya que lo acompañan un grupo de jóvenes que quieren darle un giro a la población.

Aquí están Paloma Silva y Mauricio Rojas de la  Fundación Ruka Meu Fen, Waldimir González y Julio Oliva del grupo Ají chileno, además de Sonia Díaz y Fani Orellana, que son parte de la Carol Urzúa y colaboran con Israel en el canal de Facebook.

Sin duda que el ambiente y la convivencia al interior de la población no han sido fáciles en el último tiempo, situación que explotó el 8 de agosto pasado con la muerte de cinco personas al interior de un local de tragamonedas.

Sin embargo, el grupo quiere resaltar que desde mucho antes están trabajando en la zona y que lo que ha variado ahora es la “bajada de recursos” desde el sector público para llevar adelante proyectos de corte cultural o intervenciones urbanas.

“Nosotros no estamos trabajando al son al hecho, sino que lo que se estaba planeando desde hace mucho tiempo era intervenir culturalmente en la Carol Urzúa”, dice Paloma Silva.

Misma postura plantea Wladimir González, quien sostiene que el trabajo cultural en el sector se ha dado desde mucho antes del quíntuple homicidio.

“No son dos cosas que van de la mano. Queremos aclarar ese punto altiro. Si intervenimos culturalmente y si se hizo el carnaval por la paz, es porque muchas poblaciones en Puente Alto están viviendo lo mismo que nosotros”, comenta el vocalista de Ají Chileno.

Paloma refuerza la idea de Wladimir, quien además es poblador de la Carol Urzúa.

Para esta gestora cultural puentealtina, lo ocurrido “visibilizó” la labor que han estado haciendo en toda la zona, donde, puntualiza, nunca han tenido problemas.

“Nunca ha habido problema en hacer algún tipo de actividades. Lo que sí nos faltaba eran recursos y es lo que ha llegado últimamente, pero es por un tema de lo mediático que ha sido este caso, pero siempre se han hecho cosas culturales”, comenta Paloma.

Para este grupo de jóvenes, siempre se ha intentado hacer cultura de alguna u otra forma.

UNA OPORTUNIDAD DESDE LA DESGRACIA

Tanto para los vecinos de la Carol Urzúa, las autoridades y las personas que quieren darle un giro al barrio, la desgracia ocurrida es un punto de inflexión.

Por ello es que ya esta especie de colectivo cultural puentealtino está pensando en una serie de actividades que involucran directamente la participación de los vecinos.

“Se está pensando en una serie de talleres para que impartan de manera anual, como yoga, deportes, educación, etc. Que sean continuos. Asimismo, seguiremos interviniendo la población con cultura, tomándonos las calles, los espacios”, detalla el vocalista de Ají Chileno.

Así, una de las ideas que se está gestando es realizar el 28 de septiembre un gran carnaval por la paz, el que se denominará: Compartiendo Alegría.

“Aquí vamos a exigir el apoyo de las autoridades, pero sin ningún color político, sino como persona. Así vamos a construir este carnaval”, dice Wladimir.

Para Paloma Silva el fin es recuperar las calles de manera positiva.

“Estuvimos conversando con vecinos y las organizaciones en sí de la Carol Urzúa no se proyectan. Allá llegan talleres y se cortan, por ejemplo. Lo ideal es que la misma gente haga comunidad. Que volvamos a tomar las calles, a que podamos hacer cosas en comunidad. Cortar con el individualismos que tenemos casi todos los chilenos”, comenta Paloma.

La idea, en la práctica, es que los mismos vecinos o vecinas sean los monitores y gestores de talleres, por ejemplo.

De esta forma, explica Paloma, una vecina que sepa tejer le puede enseñar a un grupo, pero de manera constante.

“Que se vuelva al sentido de vecindad”, recalca Paloma Silva.

Aquí uno de los elementos importantes es rescatar la memoria colectiva e histórica de la Carol Urzúa, ya que de esta forma los vecinos se reconocerán como parte de un mismo origen, dicen estos jóvenes.

Por ello, fue importante el conversatorio sobre la memoria que se programó para el pasado 12 de septiembre.

PERDER EL MIEDO

Si bien este grupo de vecinos, amigos, artistas y gestores culturales pretende darle un nuevo aire cultural y de convivencia a la Carol Urzúa, tampoco desestiman la oportunidad de que esta es una oportunidad para los pobladores pierdan el miedo.

“Como decía Israel, uno de los objetivos es mostrar lo bueno de la población porque se ha estigmatizado mucho y lo ideal es que la gente pierda el miedo. Queremos mostrar las cosas bonitas que se hacen en el lugar”, apuesta Paloma, quien agrega que también debe haber una mirada crítica, cuando se requiera.

La tarea de este grupo sin duda que es loable y digna de destacar, más aún cuando nace con la intención noble de recuperar el espacio público y el sentido de comunidad a través de distintas artes y de intervenir con cultura.

Por ello, son destacables las palabras del propio creador de Carol Urzúa TV, luego de la realización del carnaval por la paz, donde describe muy bien el momento que vive la población.

“Agradecido de corazón a cada uno de los integrantes de Carol Urzúa TV. Por este logro y nuestro primer avance. Por este ‘carnaval por la paz’, para llenar de cultura y colores a nuestra población…

Agradeciendo también a nuestros vecinos.

Por demostrarnos la alegría que se reflejaban en sus rostros,  a nuestros niños que no se cansaron caminando juntos;  tomándonos las calles con el

Centro cultural Batucada Klan Zinho.

Por demostrarnos que se puede dar risa a un niño. Gracias”.

(Foto y nota en edición impresa de sábado)