La copa de la vida está en Eyzaguirre

*A través de perforaciones se encontró agua en los terrenos donde está la copa ubicada en calle Nocedal.

Pasó el invierno y el déficit de precipitaciones en la Región Metropolitana llegó al 73%, un registro alarmante y que confirma -una vez más- la grave y prolongada sequía que afecta a gran parte del territorio nacional.

Los números y datos históricos no mienten y dan cuenta de un proceso climático que se ha acentuado en la última década: las lluvias son más escasas y la temperatura se ha elevado.

Es el cambio climático, que algunos achacan al comportamiento del ser humano, mientras que otros sostienen que es un proceso cíclico, ayudado esta vez por la industrialización y la contaminación ambiental.

La Región Metropolitana, donde viven más de 7 millones de personas, ha vivido en carne propia los efectos de este cambio climático.

Hace un mes, la intendenta Metropolitana, Karla Rubilar, junto al ministro de Agricultura, Antonio Walker, decretaron zona de emergencia agrícola para 17 de las 52 comunas de la región, debido a la escasez hídrica que afecta a la zona.

Los sectores más afectados por la sequía son Alhué, Colina, Tiltil y Curacaví, además de María Pinto, Melipilla, San Pedro, Lampa, Buin, Paine, Pirque, San José de Maipo, Peñaflor, Isla de Maipo, Padre Hurtado, El Monte y Talagante.

Con esta medida, se pretende ayudar a crianceros y agricultores, en la adquisición de forraje, insumos y remedios para los animales.

Asimismo, las autoridades anunciaron que hay $733 millones para esta emergencia por lo que resta del año.

Estos recursos serán usados para profundizar norias, comprar tanques, mangueras y bombas.

La intendenta Karla Rubilar sostuvo que esta situación es consecuencias del cambio climático que ya está afectando al país y particularmente en la Región Metropolitana.

Esto ya no es solamente una emergencia puntual, esta escasez hídrica llegó para quedarse, el cambio climático es una realidad y afecta a los más vulnerables”, declaró la intendenta.

En tanto, el ministro de Agricultura Antonio Walker llamó a la ciudadanía  mantenerse atentos y a prepararse para el verano.

“Esto está recién comenzando, estamos recién terminando el invierno, nos queda todavía la primavera y el verano. Este es uno de los años más secos que hemos tenido en los últimos 60 años”, subrayó el secretario de Estado hace un mes.

LA COPA DE EYZAGUIRRE

En Puente Alto, la emergencia de no contar con agua para el abastecimiento humano se vivió en el 2016 y 2017, luego que aluviones enturbiaran de tal forma el río Maipo que Aguas Andinas tuvo que suspender la producción de agua potable.

Fue en esas emergencias cuando se tuvo que distribuir agua en estanques colocados en puntos determinados de la comuna.

Movilizar camiones aljibes y abastecer a miles de habitantes fue una tarea que demandó logística e inversión.

Ya en la última crisis -febrero de 2017- el municipio local comenzó con la idea de que se requería contar con un sistema autónomo que garantice el agua para el consumo humano, ya que las soluciones que brindó Aguas Andinas en su momento fueron demasiado básica para un problema gigante.

De esta forma, el alcalde Germán Codina comenzó conversaciones con la sanitaria para la adquisición de la copa de agua que se ubica en calle Nocedal, a metros de la avenida Eyzaguirre.

Tras varias reuniones y negociaciones se llegó a un precio y la municipalidad puentealtina adquirió la infraestructura durante el 2018, hecho que el propio Codina destacó en su cuenta pública de abril de este año.  

“(…) no puedo dejar de mencionar la adjudicación de la Copa de Agua, que nos ayudará a prevenir posibles sequías en el futuro y proteger el medio ambiente”, expresó el jefe edilicio en su alocución.

Sin duda que fue una adquisición visionaria, ya que hoy se convirtió en un elemento clave para enfrentar la escasez hídrica que vive la región Metropolitana.

POZO Y AGUA

David Carvajal, de la Secretaría Comunal de Planificación, está cargo del proyecto de reutilización de la copa de agua y está entusiasmado con los resultados que se han dado hasta ahora.

“Tras la compra la idea es reutilizar esta copa como estructura de acumulación de agua, pero a su vez modificarla para que permita llenar múltiples camiones aljibes para hacer frente a emergencias”, contó a Reportajes de PALD.

De acuerdo a Carvajal, la comuna cuenta con una larga experiencia en la captación de agua a través de napas y pozos profundos.

De ahí que la primera idea que surgiera fue la de abastecer la copa a través de una tubería que conectara con el pozo que se ubica en Sor Teresa de Calcuta, que está a un kilómetro de distancia hacia el sur-poniente.

       Sin embargo, la propuesta fue desechada por el alto costo que significaba las obras de entubamiento, donde se tendría que intervenir calles y espacios públicos.

De esta forma, se optó por la excavar un pozo profundo en el mismo sitio donde se ubica la copa en un punto que está en diagonal con la captación existente en Sor Teresa de Calcuta.

“Finalmente el alcalde se decidió por esta última opción que permitirá llenar la copa y aumentar el capital hídrico de la comuna. Salió mucho más práctica”, destaca David Carvajal.

Lo importante, dice el encargado de proyecto, es que ya se encontró agua y en buena cantidad por segundo.

“En estos momentos nos encontramos en la etapa de desarrollo de este pozo que se tiene que conectar a esta copa, que tiene una capacidad de 2 mil metros cúbicos (2 millones de litros diarios)”, detalla el funcionario municipal.

Luego de terminada esta fase, viene la conexión con la copa y la habilitación de un sistema que permita el llenado de cuatro camiones aljibes a la vez.

Todo este proceso, va aparejado con la compra de estanques de 3 mil litros que serán distribuidos, en caso de emergencia, en distintos puntos de la comuna.

       “Son más de 40 estanques que en su momento se irán llenado con estos camiones aljibes que saldrán desde la copa”, apuntó Carvajal.

EL AGUA ES PARA LOS VECINOS

Para David Carvajal este proyecto es para hacer frente a emergencias como las ocurridas el 2016 y 2017, lo que se suma ahora con el panorama de la escasez hídrica.

“El agua se está destinando para los vecinos de Puente Alto. Se está desarrollando una infraestructura para la comunidad”, recalcó Carvajal.

Otra de las tareas a realizar en la copa es suministrar agua para el futuro hospital que se emplazará al costado del actual CRS Cordillera.

Asimismo, se empieza abastecer a colegios públicos cercanos.

No cabe duda que estamos pasando por un momento complejo en lo climático y donde la escasez del agua será un elemento clave para el desarrollo humano.

Por eso es que es destacable lo visionario de la medida tomada por la municipalidad, que rescató esta copa abandonada, para transformarla en la Copa de la Vida para Puente Alto.

SEGURIDAD EN LA COPA

Ante las situaciones vividas en Osorno y Puerto Octay, donde se cortó el suministro de agua potable por contaminación de elementos como petróleo y diluyente

-respectivamente- David Carvajal aseguró que el recinto donde está la copa cuenta con guardias de seguridad y que una vez que comience a operar el sistema se tendrá personal capacitado las 24 horas del día para trabajar en dicho lugar, resguardando el proceso de extracción de agua y su vertimiento a los camiones aljibes.

“El pozo en este momento tiene seguridad las 24 horas (…) Luego va haber un operador las 24 horas”, aseveró Carvajal.

(Nota en edición impresa de sábado 28.9.19)