Balacera en Carol Urzúa: Las confesiones de la fiscal jefa de Puente Alto a dos meses de la masacre

*A más de dos meses del quíntuple homicidio, Denisse Valenzuela Tobar recalca que la mezcla del uso de armas y la droga como la génesis de la violencia.

*La persecutora destaca el trabajo de la PDI para lograr la captura de los dos imputados, como la red de protección que tuvieron.

*La fiscal llamó a confiar en el trabajo del Ministerio Público, al igual que lo han hecho las más de 30 mil personas que han acudido a la fecha al edificio de Puente Alto.

Denisse Valenzuela Tobar llevaba poco más de un mes al mando de la fiscalía local de Puente Alto cuando se desencadenó la trágica noche del 8 de agosto en la población Carol Urzúa.

La abogada, integrante desde el 2007 de la Fiscalía Metropolitana Sur, había sido nombrada para encabezar una zona compleja, aunque tenía la experiencia de haber trabajado en Puente Alto como fiscal ligada a los delitos de robos.

A eso se sumaba su amplio conocimiento en el delito de Violencia Intrafamiliar (VIF), uno de los más comunes en la comuna y que tiene altos índices.

Conocedora del trabajo administrativo y de terreno era una candidata perfecta para asumir en Puente Alto, aunque el recibimiento fue uno de los más ingratos y desconcertantes que podían haber ocurrido.

Ella tiene claro que su labor tiene metas muy altas, donde una de las principales es bajar los índices de hechos violentos con uso de armas, lo que ha sido una tónica del último tiempo en la comuna.

Para ella, la violencia, como la ocurrida en la Carol Urzúa, tiene su raíz en la droga y en el porte de armas. Una combinación letal, sin duda.

Desde su llegada, esta es la primera entrevista que ofrece a un medio local y en donde demuestra su sinceridad al sostener que lo sucedido en la Carol Urzúa fue un golpe brutal para todos.

NO LO ESPERÁBAMOS…

-¿Cómo tomo los hechos del 8 de agosto pasado?

-Yo creo que lo tomé como lo toman todos los puentealtinos. O sea, un hecho de connotación nacional. Así lo veo yo.

No había visto, no me había tocado en todos los años que llevo en el Ministerio Público un hecho de tanta violencia.

La fiscal, enfatiza que antes del mortal tiroteo se estaban realizando indagaciones importantes, recalcando que la génesis de este caso estuvo en la droga y el porte y uso de armas de fuego.

“Creo que es un hecho grave y que si debo decir del hecho puntual -usted habla de la génesis- al menos la fiscalía, yo creo, que ha hecho respecto de este hecho puntual un trabajo súper acucioso desde el punto de vista de acreditar el hecho, la participación y la persecusión de estas personas que ya estaban individualizadas, logrando como usted sabe la detención.

Para eso se tuvieron que hacer coordinaciones digamos importantes respecto, en este caso, de la Policía de Investigaciones.

Hubo un trabajo de inteligencia que a veces el público no tiene por qué saberlo.

Respeto de la génesis, debo decir que efectivamente nosotros evidentemente teníamos conocimiento de que habían órdenes de detención respecto de estas personas despachadas con anterioridad”. 

La persecutora es clara en manifestar que la fiscalía había solicitado una serie de diligencias previas, ya que sospechaban que podían suceder algunas cosas, pero no de la forma en cómo sucedieron.

“No pensamos que iba hacer de este forma, pero sí lo teníamos en cuenta.

Se habían solicitado informes respecto de las diligencias que se habían hecho. No habían podido encontrarlos o para poder detenerlo.

Lo que quiero recalcar y que me parece importante, que creo que lo señalé al principio de la entrevista, es que nosotros tenemos súper claro que esto no es un homicidio. Esto tiene una génesis. De dónde viene: de la droga, del porte de armas”, dice la profesional del Ministerio Público.

En medio de la conversación la fiscal en Jefe de Puente Alto aclara que tras la mortal balacera se han podido individualizar las bandas que operan en la Carol Urzúa y a ciertas personas.

“Se está haciendo un trabajo más bien sistemático podríamos decirlo”, expresa Valenzuela Tobar.

¿Este espiral de violencia le sorprende, viendo otros casos que se dieron en la misma Carol Urzúa o como el que se dio este fin de semana pasado?

Es como que para la solución de los problemas se usan armas.

-Entiendo que no solo es a nivel de Puente Alto. La utilización ha mutado de manera importante. Antes era en la minoría de los casos, ahora  en la mayoría de los casos se usan armas de fuego. Obedece a muchos factores socioculturales.

Respeto de este hecho puntual que pasó en la  Carol Urzúa, de la forma ésta, no lo esperábamos, porque si lo hubiéramos esperado nosotros hubiéramos hecho más, pero no era una cosa esperable que se suscitara en la Carol Urzúa.

Ahora, ¿ustedes tenían conocimiento de que estos involucrados y otras personas, ligadas también a ellos,  manejaban armas de grueso calibre?

-El dato que usted tiene es de conocimiento público. Nosotros sabíamos que ellos tenían causas. Por eso  tenemos al Roro (Rodrigo Castro) que fue formalizado por cinco hechos y que estaban las órdenes de detención emitidas. Esas cosas nosotros las sabíamos y se estaban investigando y cada causa es un mundo.

En que dentro de cada causa, como le digo, hay varios antecedentes, pero nada que nos hiciera presumir lo que iba a pasar en la Carol Urzúa. Nada de eso. No de ser así, las cosas habrían sido muy distintas.

No teníamos antecedentes de que iba a pasar esto, de la forma en que ocurrió.

Para la fiscal puentealtina es lamentable cuando otras personas se ven involucradas en hechos violentos donde hay armas de fuego, como ocurrió con el niño de 8 años que recibió una bala loca en su rostro.

Asimismo, puntualiza que en el marco de las investigaciones muchas veces tras los enfrentamientos entre bandas rivales no hay denuncias de ningún tipo.

“De repente nosotros tomamos conocimiento de algunos hechos por la gravedad de las lesiones que sufren o porque murió alguien. Entonces también hay un trabajo que es un tema que tenemos que ir levantando de otras causas donde nombran a otro. A veces no es tan simple”, remarca.

En los días que estuvieron prófugos, Carlos Vargas y Rodrigo Castro, ¿tuvieron una ayuda importante para no ser detenidos?

-Sí, tuvieron una red de apoyo importante. Eso hizo que nosotros demorarnos mucho tiempo, que fue en total casi un mes para poder ubicarlos.

Lo que pasaba es que ellos cambiaban de lugar, donde pernoctaban, muy rápido. Tenían varios resguardos, como cambiar de teléfonos y varias cosas. Sí, nos costó muchísimo poder lograr dar con estas personas.

¿Hay personas que podrían ser formalizadas por ayudar a estos imputados?

-Por el momento, son antecedentes de la investigación. No le puedo dar en ese contexto mayores antecedentes.

VIOLENCIA INTRAFAMILIAR EN PUENTE ALTO

Durante el 2018 se registraron más de 40 mil ingresos de causas, donde la gran mayoría fue por Violencia Intrafamiliar (VIF).

       A nivel local hay dos fiscales especializados en esta materia, quienes trabajan con abogados y cuatro gestores.

Aquí también se involucra la Unidad de Atención de Víctimas y Testigos.

Según la fiscal, este año se ha realizado un gran trabajo en este ámbito, que ha traído como consecuencia que no han registrado -a la fecha- ningún femicidio en la comuna.

La persecutora, señaló además que el tema de la Violencia Intrafamiliar es transversal y que no se da en una zona específica de Puente Alto o en las otras comunas de la Provincia Cordillera.

Para la persecutora, uno de los problemas que se repite en muchos casos de VIF es que las víctimas desisten de la denuncia, ya sea por dependencia económica, emocional o de otro tipo.

“Nos pasa mucho a nosotros que  se hace la denuncia, se hacen las medidas de protección, se solicitan cautelares al tribunal, se formaliza, pero lamentablemente la víctima por la dinámica que tiene la VIF  muchas veces se desiste”, afirma Valenzuela Tobar.

Otro de los hechos que preocupa a la fiscal en Jefe de Puente Alto es el aumento de la violencia contra adultos mayores, en especial de padres a hijos.

Aquí también, dice la fiscal, muchas veces las acusaciones son retiradas o se pide que se interne al agresor para un tratamiento de drogas

LA META PARA JULIO DE 2020

Lo ideal para la fiscal es intervenir los barrios críticos para sacar de circulación a las personas que son más peligrosas.

También, espera que se aumenten el número de condenas, tanto en el Tribunal Oral en lo Penal como el Juzgado de Garantía.

Otra meta es aumentar las atenciones en la fiscalía local, que a la fecha lleva poco más de 30 mil y trabajar en la reducción de casos de Violencia Intrafamiliar, debido al impacto que provoca en la comunidad.

Finalmente, otro de los objetivos es sacar de las calles el máximo de armas posibles y bajar el microtráfico.