Comuna

27 mayo, 2019

Doña Luzmira a sus 89 años todavía está tras el mostrador

Doña Luzmira a sus 89 años todavía está tras el mostrador

 

Encantadora dama a su edad aún se desempeña en el almacén que, con mucho esfuerzo, iniciará hace muchos años en la localidad de Los Silos, en Pirque.

 

Es la mujer más longeva que atiende su propio establecimiento comercial en la vecina comuna de Pirque. A su 89 años atiende a su clientela del sector y a muchos, también, turistas que ya la conocen, y pasan a su negocio para ser atendidos por esta angelical dama. Pero no sólo eso atrae a las personas que llegan hasta “Lupita”, como se denomina su negocio; ahí se puede ver a doña Luzmira anotando a su clientes en la famosa libreta de otrora, sacar las cuentas a lápiz y sumando con su mente, y también haciendo uno que otro cambucho de papel, como se estilaba hace muchos años.

 

NO QUIEREN QUE DEJE DE TRABAJAR

Es que doña Luzmira Ulloa Maturana, de 89 años de edad, no abdica a dejar el mostrador, ese que la ha acompañado por más de cinco décadas o más. Claro, también, es porque no tuvo otra formación que la de comerciante. Su vida trabajadora, muy esforzada, se inicia junto a su madre desde muy pequeñita cuando le ayudaba a lavar y a planchar la ropa a sus patrones, mientras su padre trabajaba como inquilino en el fundo del sector. Su educación fue muy corta en el colegio de la localidad de Lo Arcaya, donde nació junto a sus 11 hermanos, “mi mamita no tenía plata para darnos una educación mejor”, agrega, haciendo recuerdos y emocionándose al recordar a su madre.

Su negocio lo comenzó luego de sufrir una desilusión amorosa, la que la dejó muy  desamparada, “quedé prácticamente sola y de ahí, al venirme a esta casa, comencé mi negocio muy chiquitito”, señala, agregando que desde ese tiempo siempre ha trabajado en su negocio, haciéndolo crecer de acuerdo a sus posibilidades. “Con lo que iba vendiendo, iba juntando para comprar más mercadería, así logre ampliarme y llegar a tener este negocio de ahora”.

                Respecto del nombre de su establecimiento comercial “Lupita”, la señora Luzmira, señala que fue bautizado así, por cariño a su madrina Guadalupe, ya que ella cuando la bautizó “dijo que a la niña se le pondría Lupita y de ahí que quedé con este nombre”, indica emocionada.

Con su angelical voz, un poco pausada producto de sus años, la señora Luzmira, tiene palabras de reconocimiento para sus clientes, quienes la quieren mucho, afirma e indica que ellos, sus vecinos y quienes llegan a este negocio, no la dejan que abandone su trabajo, “ellos no quieren que yo deje de trabajar, siempre mis clientes tienen una palabra de cariño para conmigo e incluso los que llegan a comprar y no han venido hace tiempo, me dicen, ‘mire, todavía está viva la Lupita”.

Su negocio que ha crecido de acuerdo a los esfuerzos de la señora Luzmira, procura tener la mercadería que requieren los vecinos de este sector y también los turistas que se dirigen hacia el interior de El Principal, “aquí tengo de todo para mis clientes, lo que me pidan se los tengo”.

Al cerrar nuestro diálogo con la señora Luzmira, ella se despide con un mensaje a sus clientes muy amoroso y arrebozado de cariño para quienes se han transformado más que en sus consumidores, en un componente más de su familia, “quiero que mis clientes no me abandonen, que siempre vengan ya que, en este negocio, siempre encontrarán de todo… es un negocio chico, pero bueno, con un corazón grande para atender a mis queridos clientes a quienes los quiero mucho”, se emociona.

                Con cariño nos despedimos de esta dama ejemplar, que sólo tiene recuerdos hermosos de su pasado, que si bien ha sido de una vida muy trabajada, aún tiene fuerzas para seguir adelante con su actividad comercial. Ahí en Los Silos de Pirque, la encontrará y recibirá mucho cariño de ella, pero más que eso, le entregará una palabra amorosa, que sólo sabe entregar la señora Luzmira Ulloa, a sus 89 años de edad.

 

(Nota en edición impresa de sábado 25.5.19)