Comuna

20 mayo, 2019

“El pobre cachorro” con optimismo inicia emprendimiento verdulero

“El pobre cachorro” parte con optimismo su emprendimiento verdulero

Heredaron la actividad o profesión de la familia. Todos se han dedicado a comercializar frutas y verduras, desde donde han construido su mejor pasar.

Ricardo Otarola González, de 50 años, no ha sido la excepción a esta regla familiar. Hace algunos meses decidió instalarse junto a su sobrino en la localidad de La Católica, con una veguita que abastezca a las familias de esta localidad de Pirque, que, al constatar de su emprendimiento, no han parado de visitar el negocio y preferir la mercadería que todos los días del año tienen en sus vitrinas o mostradores.

Es que Ricardo Otárola, siempre ha trabajado al lazo fraterno familiar y es así como se decidió trabajar con su sobrino, hace algunos meses e iniciar este emprendimiento que espera pueda seguir desarrollándose como lo ha sido hasta ahora.

 

PRODUCTOS DE LA ZONA

Hace sólo 6 meses que abrieron las puertas de este negocio, luego de haber probado suerte en otros rubros y en otras empresas, tan disimiles, como el haber trabajado en una empresa de hormigón, en Patronato vendiendo ropa y en los últimos años, laborando en el rubro de las frutas y las verduras.

Respecto del nombre de este establecimiento comercial, “el pobre cachorro”, Otárola González, nos indica que fue en homenaje a su sobrino Hernán Herrera, el cual siempre fue denominado de esta forma, desde que nació a la vida, “él desde que era chico, mi papá le puso cachorro y ahí quedó como ‘el pobre cachorro´.

Una de las cualidades de este emprendedor nacido en Puente Alto, pero crecido en Pirque, es que tiene carisma para atender a sus clientes, a todos por igual, sin preferencias, sea una persona que lleve una papa hasta las personas que llevan los productos de primer nivel que ofrece este establecimiento comercial, “yo atiendo con simpatía, a mí me gusta atender público, creo que es la cualidad más importante que existe en mi vida”.

                Dentro sus principales clientes, son los habitantes de la localidad de La Católica, donde se ubica un campus de una renombrada universidad, quienes, sus alumnos, también han pasado a transformarse en sus clientes, “los muchachos del instituto son mis clientes… buenos para un vicio, pero son buenas personas”.

Sus mercaderías, afirma don Ricardo Otárola, son en su mayoría de Pirque, “nosotros le damos prioridad a las cosas de la zona, claro en lo que hay…, por ejemplo, la papa, la cebolla y el tomate, son productos que en su mayoría se sacan de estas tierras pircana”.

                La cualidad de atender siempre bien a sus clientes, si es posible con una sonrisa de lado a lado, la heredó de su tío, “a mí se me enseñó que para ser vendedor hay que tener una buena actitud y una buena sonrisa, y siempre presentable”.

Así lo experimentan sus clientes quienes dan fe de lo que expresa este emprendedor pircano, que junto al ímpetu de su primo Hernán Herrera, está haciendo crecer este establecimiento comercial, el cual junto a los de su familia, han colaborado en que crezcan y se desarrollen, hasta alcanzar la aceptación de un público exigente, como los pircanos, que a ellos, señala Ricardo Otárola, “no se le pasan gatos por liebre, ya que conocen muy bien de frutas y verduras, por tanto hay que ser mucho más prolijos con la gente de esta comuna y de los que se les ofrece”.

                Ya lo sabe estimado lector, si usted  dirige su andar hasta el interior de Pirque, hacia Principal y localidades del rededor, no se olvide de pasar a buscar frutas y verduras frescas a donde el pobre cachorro, quienes les esperan con una gran sonrisa y con las mejores alternativas en frutas y verduras, que están dispuestas para el exigente público de esta comuna.

(Nota en edición impresa de sábado 18.5.19)