Comuna

9 julio, 2018

La batalla de las religiosas del Cajón del Maipo

La batalla de las religiosas del Cajón del Maipo

 

En diciembre del año 2014, en la primera etapa del segundo gobierno de Michelle Bachelet, el Comité de Ministros resolvió dar luz verde  al proyecto Central El Canelo San José, de Energía Coyanco S.A., que levantará una nueva  central hidroeléctrica de pasada en el río Maipo, la que tendrá una capacidad de generación máxima estimada de 16,06 MW.

La calificación ambiental favorable de la obra, que tendrá una  extensión longitudinal de 4,23 km,  entre el punto de captación y restitución de las aguas al río Maipo, exigió que en un plazo de 60 días se deben efectuar todos los trabajos que intervendrán el sitio de las religiosas Carmelitas Descalzas del Amor Misericordioso y de la Virgen del Carmen, como asimismo restituir todos los daños al ecosistema en este punto.

“Las condiciones que hemos establecido para la construcción y mantención de las obras obligan al titular a reponer todas las superficies de terceros afectadas por la construcción del ducto subterráneo, con especial atención a los terrenos de las Carmelitas, en un nivel igual o mejor que el que existía al momento de la intervención. Esto implica que se debe devolver a su condición original tanto el suelo como la vegetación existente. Todas las condiciones establecidas al proyecto deberán ser verificables por la Superintendencia del Medio Ambiente”, explicó  en su momento el ex ministro del Medio Ambiente, Pablo Badenier.

Sin embargo, estas palabras son casi de buena crianza para las religiosas, quienes sostienen que desde hace seis años han tenido que soportar presiones de todo tipo luego que se confirmara la idea de levantar esta central de pasada.

Desde la empresa, en tanto, indican que siempre han tenido la voluntad de buscar soluciones y de estar dispuestos a ir más allá, si fuese necesario, aunque, aclaran, la ejecución del proyecto es lo más importante para ellos.

Hace un par de semanas, las diferencias entre las religiosas y la empresa llegó a la Corte Suprema, que deberá resolver si hay o no garantías para las religiosas.

Acá detalles de esta verdadera batalla santa de las Carmelitas Descalzas del Cajón del Maipo.

 

PRESIONES Y COMPENSACIONES

La madre Superiora del monasterio, María Elisa Castillo Niño, conversó en exclusiva con Reportajes de PALD, donde habló sobre lo difícil que ha sido todo este proceso y donde ella ha tenido que estudiar sobre leyes ambientales y derecho constitucional de la noche a la mañana.

Sostuvo que han sido seis años de mucha presión y donde se han sucedido varios hechos complejos de explicar, como incendios cerca del lugar donde se ubica el recinto de la congregación.

Imagínese. Empezamos con incendios. En un año y medio hubo dos donde el fuego nos rodeó por los cuatro costados. Se destruyó todo el cerco perimetral y las mangueras de agua. Luego hubo once incendios más donde murió un vecino. Empezamos con una presión bárbara, detalló la religiosa.

¿Usted cree que estos incendios fueron intencionales o fueron fortuitos?

-A ver. El fiscal de ese entonces nos dijo que parte importante de los incendios fueron provocados, pero que no habían antecedentes de quién los realizó, otros fueron espontáneos.

De acuerdo a la religiosa, una vez que la obra comience a ejecutarse, dividirá el terreno de monasterio en dos, ya que deberán instalar tuberías de grandes dimensiones, lo que provocaría además, el derrumbe del Santuario de la Virgen y destruiría una casa de retiro “La Ermita del Encuentro”, que fue obra de la destacada arquitecto nacional, Cazú Zegers.

Uno de los temas que siempre se da en este tipo de proyecto, son las compensaciones a los afectados. En este caso, sin embargo, han existido una serie de reuniones entre la comunidad religiosa y el directorio de la firma, encabezada por el reconocido empresario, Juan Claro, pero que no han tenido acercamientos concretos.

Nuestra posición es que aunque nos ofrecieran la plata que nos ofrezcan, la respuesta es no. Si usted ve el río Maipo desde San José a Guayacán, no hay agua, ni siquiera la ecológica que debería llevar. Estos son como tres kilómetros y quieren aumentar en cuatro más. O sea, en casi ocho kilómetros el río Maipo no va a existir, dijo la madre Superiora a Reportajes de PALD.

¿La empresa le ha ofrecido comprar el terreno para que ustedes se vayan o simplemente ellos dice que van a ejecutar la obra sin compensación alguna?

Nunca a nosotras, ni a nuestros abogados. Ellos dicen que es un bien nacional, lo que hoy no se justifica, ya que como país estamos vendiendo energía a otros países aledaños.

 

CENTRAL Y CORTE SUPREMA

 

El polémico proyecto hidroeléctrico considera una inversión de US$50 millones donde uno de sus ejes es tomar las aguas que bota la central Guayacán (42 metros cúbicos por segundo), para reutilizarlas en el proyecto de El Canelo.

Para la madre, María Elisa Castillo Niño, el proyecto tiene una profunda contradicción, ya que la empresa solo tiene legalmente 7,19 m3/s.

No tienen el agua para hacer funcionar la hidroeléctrica, indicó la Superiora del Monasterio, puntualizando que el supuesto acople con la tubería que devuelve las aguas del Maipo no es posible, ya que se encuentran 800 metros más arriba del punto de captación de las aguas de El Canelo.

Sobre este punto, el gerente de sustentabilidad del proyecto, Alejandro Donoso, quien conversó con Reportajes de PALD, aseguró que la compañía tiene todos los permisos necesarios para construir esta central de pasada, donde además, indicó, la comunidad ha sido informada de todos los pasos.

Acá no tiene ningún sentido un desprestigio a la empresa por construir una central de 16 megas. Estas centrales son consideradas mini-hidros, explicó.

Por otro lado, descartó que los trabajos alteren de manera drástica el caudal del río Maipo.

Nosotros tomamos el agua del río en un tramo muy corto. Tenemos un caudal ecológico que queda de manera permanente. Estamos más abajo de Alto Maipo. Nosotros tenemos una excelente relación con la comunidad a través de nuestra central Guayacán, destacó el profesional.

En relación a las conversaciones que han sostenido con  Las Monjas Carmelitas Descalzas del Amor Misericordioso y de la Virgen del Carmen, manifestó que tras muchas conversaciones no ha existido acuerdo, ya que el punto clave es que las religiosas no quieren el proyecto.

Consultado si los trabajos van a dividir el terreno de las religiosas en dos, aseguró que tal situación no es efectiva, ya que el canal subterráneo pasa pegado sobre el camino G-27. No es real que divida el predio de las religiosas, aclaró.

Por otro lado, Alejandro Donoso, declaró que no hay claridad respecto del destino final de la energía que se producirá, ya que lo primero que deben saber es la resolución que tomará la Corte Suprema, instancia que está viendo el caso tras la presentación hecha por la comunidad religiosa.

Cabe mencionar que la congregación llegó a esta instancia judicial tras sufrir reveses en organismos medioambientales, donde la madre Superiora señala de que solo se trató de situaciones de carácter administrativo, los que son subsanables.

De esta forma, será el máximo Tribunal del país que resuelva el conflicto entre las Carmelitas Descalzas del Amor Misericordioso y de la Virgen del Carmen, del Cajón del Maipo y  Energía Coyanco S.A.

Las religiosas se aferran al postulado de su  fundadora, Santa Teresa de Jesús, quien expresó que la verdad padece, pero no perece.

 

Trazado del canal

 

De acuerdo a la resolución del consejo de Ministros, todas las obras definitivas del trazado del canal de aducción serán subterráneas, sin que existan intervenciones permanentes en la superficie, ni obras visibles ni actividades que puedan ejecutarse en los predios particulares, que signifiquen menoscabo a la forma de vida y privacidad de sus propietarios. Además se deberán restituir en forma posterior a la construcción del ducto las rutas existentes al interior del predio de las Carmelitas Descalzas, al mismo estado en que se encontraban en forma previa, y asegurar la no afectación de construcciones por derrumbes, entre otras materias.

 

 

Mitigaciones

 

El gerente de Sustentabilidad del proyecto, Alejandro Donoso, manifestó a Reportajes de PALD que la firma está dispuesta a conversar con la comunidad nuevamente para mejorar las mitigaciones y resolver de la mejor forma los problemas. Asimismo, destacó la buena relación que hay con las autoridades locales, en especial con el alcalde de San José de Maipo.

 

Imprimir