Comuna

12 julio, 2017

Los CESFAM de Puente Alto celebraron el We Tripantu

CESFAM We Tripantu

En Puente Alto, funcionarios de Salud de la Corporación Municipal por intermedio de la Mesa Intercultural en la que participan, celebraron el We Tripantu. Los CESFAM han sido un importante hito de encuentro entre los funcionarios y las comunidades, para que esta celebración se lleve a cabo.

Durante años los funcionarios han trabajado por el respeto, la valoración e integración de los pueblos originarios y ello se manifiesta en la Carta de Derechos y Deberes de los Pacientes en Mapudungun que existe hoy en todos los Consultorios.

Para Marcia Leviman, Facilitadora Intercultural del CESFAM Laurita Vicuña, “esta es una acción intercultural en donde nosotros como facilitadores estamos apoyando acciones y una de las más llamativas, es la realización de los We Tripantu en los CESFAM, en donde el significado se asocia al año nuevo occidental pero nosotros no lo vemos tanto como un año nuevo, para nosotros es el término de un ciclo, basado en el cambio de la naturaleza a partir del solsticio de invierno y como los Mapuches somos parte de la naturaleza, somos parte del cambio que se realiza”.

Entre los trabajos de integración que se han realizado, está la traducción de la carta de Derechos y Deberes de los Pacientes al Mapudungún, en el año 2012, como una forma de reconocimiento al pueblo Mapuche, la que establece en el artículo 7 que los pueblos originarios tienen derecho a tener atención con pertenencia cultural en los espacios de salud pública, en este caso, los CESFAM.

 

HISTORIA

El calendario mapuche, señala al año nuevo en el solsticio de invierno (entre el 18 y el 24 de junio), en el hemisferio sur. En general, las comunidades se preparan para recibirlo en la noche del 23 de junio, las familias se reúnen llevando los alimentos que compartirán, Cuando sale el sol se dice Akui We Tripantu (llegó el nuevo año) o Wiñoi Tripantu (regresa la salida del sol) con el amanecer del día 24 de junio se inicia otro ciclo de vida en el mundo mapuche y en la madre tierra.

Es el inicio de un nuevo ciclo de producción, de conversación con la Tierra. Es la fecha, en que se produce la noche más larga del año y el inicio de las lluvias más intensas que prepara a la naturaleza para acoger y favorecer el maravilloso crecimiento de la nueva vida.