Comuna

2 mayo, 2019

Un negocio que conoce muy bien don Juan Arias en El Principal

Un negocio que conoce muy bien don Juan Arias en El Principal

 

Veinte años lleva ejerciendo su tarea de comerciante don Juan Arias, en el sector de El Principal de Pirque, lugar al que llegó luego que sus padres se trasladaran desde la localidad de El Monte, en Melipilla, hasta Puente Alto. Con el pasar de los años, decide instalarse con su almacén “Doña Irene”en el sector de El Principal de Pirque.

Con un diálogo franco, acampado, pero sin caer en la ofensa, don Juan Arias, señala que la humanidad ha cambiado mucho y que hoy las apariencias la “llevan” en la sociedad en la que vivimos, “antes éramos todos iguales, no tenía nadie ninguna cosa, pero ahora se habla de puros millones y millones, y se ven cada día más complicados y arruinados por las deudas y por querer aparentar lo que no son… una situación bastante complicada que tiene a mucha gente de esta zona con la “soga al cuello”, afirma.

               

CHILENISMO A FLOR DE LABIOS

Su almacén atiende a un gran número de clientes que lo prefieren por ser el más antiguo del sector, “la constancia es la madre de esta ciencia… haya poca venta o no, la mercadería tiene que estar y siempre hay que tenerle lo que la gente busca… sabe, aquí una de las ventas mayores son los cigarrillos y tengo clientes de todas partes que vienen por la compra de este producto, junto también con los demás que expende este almacén”.

                 La experiencia que lleva don Juan detrás del mostrador, lo llevan a sentirse con una gran licencia de conocer su rubro “al revés y al derecho, sin que me puedan venir a contar cuentos”. El diálogo con este pircano de adopción se torna cada vez más franco y los chilenismos afloran a cada instante, claro don Juan está formado con el quehacer de la vida, con la experiencia que se fue forjando él desde su propio conocimiento a medida de que iba creciendo y desarrollándose en este rubro comercial.

Palabras de cariño tiene para sus padres que duermen el sueño eterno en Puente Alto, luego que llegarán desde El Monte, siendo sepultados en el cementerio Bajos de Mena, lugar que habitualmente concurre en memoria de ellos. Al igual que recuerda a su señora, que lo dejará hace diez años, teniendo que acostumbrarse a la soledad de ese sector de Pirque, donde los vecinos lo conocen y admiran por lo sacrificado que ha sido su vida.

Palabras de satisfacción tiene para su hijo, puentealtino, transportista, que vive en esta capital provincial, desarrollándose de manera importante en la actividad que realiza, a quien, señala don Juan, la vida lo ha premiado por su constancia y quehacer que lleva a cabo día a día recorriendo las carreta de nuestro país.

Don Juan Arias, tiene un juramento que se ha hecho a así mismo, comprometiéndose sinceramente a seguir viviendo y a morir tras ese mostrador que día a día lo ve transitar y preocuparse de tener aquella mercadería que sus clientes le dispensan. Así, en “doña Irene”, el señor Arias lo espera, no tan sólo para realizar su actividad comercial, sino que también para entrelazar palabras y tomarle el pulso a la vida, pero de una mirada singular y propia de quien está alejado del bullicio del día a día y de la paz reinante que solo sabe brindar el apacible sector de El Principal de Pirque.

(Nota en edición impresa de sábado 27.4.19)

1_Aviso Puente Alto al día 17x22,5