Crónica

14 marzo, 2018

Adultos Mayores montó exposición de sus trabajos

Adultos Mayores montó exposición de sus trabajos

 

Durante todo el mes de enero, los monitores y monitoras de los diferentes talleres que se imparten en el año en la Oficina del Adulto Mayor de Puente Alto se “autocapacitaron” entre ellas mismos, enseñándose unos a  otros y aprendiendo de esta forma habilidades y técnicas, demostrando talentos que al parecer tenían “escondidos”.

Fue así como este martes 6 de marzo se montó una exposición de los diversos trabajos que cada uno de ellos realizó en las cuatro semanas de capacitación, con clases que abarcaron desde telar, decoupage, cocina, canto y crochet, entre otras.

Carlos de La Peña, encargado de la Oficina del Adulto Mayor de la comuna, se muestra feliz y satisfecho por los resultados obtenidos en este ya tercer año que se realiza esta actividad.

“Al principio la idea general era que todos y todas compartieran con los demás grupos, y desde esa perspectiva se comenzaron a hacer. Siempre se parte con ciertas dificultades porque a la gente le cuesta aprender algo que no sabe, pero esto nace desde ellos mismos, para poder conocer más lo que hace el otro, a pesar de que todos trabajan en el mismo lugar. Esto ha llevado a que trabajen con más felicidad, mas alegría, que puedan entender al compañero en su labor, y comprender si está complicado o afronta alguna dificultad”, señaló.

 

MÚSICA, CONFECCIONES Y DELICIOSAS PREPARACIONES

El “profe” Sergio Valenzuela, del coro “Dulces Voces”, realizó clases de canto a las monitores,  que en la oportunidad entonaron tres canciones de Violeta Perra, para la admiración de autoridades presentes, entre ellas, Paula Ortega, Directora de Dideco, quien los felicitó, recalcando que instancias como éstas “son maravillosas, tanto para el que da como para quien recibe, además de ser ocasiones donde pueden conocerse en otras ámbitos, aparte del laboral”.

Doña Berta Benavente, de la Oficina del adulto Mayor Puente Alto, se mostró muy orgullosa de sus monitores y monitoras, y de los trabajos, confecciones y preparaciones que se montaron en la exposición, fruto del trabajo intenso en el mes de enero.

Los asientes pudieron a la vez degustar las preparaciones que las “alumnas” del taller de cocina, disfrutando así de una rica tartaleta de pollo, unos dulces de manjar, y de la  especialidad culinaria de don Carlos De La Peña, quien también ofició de “profesor”: un exquisito ceviche maulino.

Cabe mencionar que cada una de las monitores recibieron un diploma de certificación, avalando sus clases, el cual fue firmado por el alcalde Germán Codina.

 

(Nota en edición impresa de 14.3.18)