Crónica

4 abril, 2018

Estudiantes de teatro llevan a cabo innovador proyecto

Estudiantes de teatro llevan a cabo innovador proyecto

Paulina López, Jorge Concha, Carla Sotomayor y Víctor Zapata, cuatro estudiantes egresados de la Escuela de Teatro de la Universidad de Playa Ancha (Valparaíso)  realizaron en su investigación de pregrado un estudio que relaciona la actividad teatral con el desarrollo de habilidades cognitivas de usuarios en condiciones psiquiátricas, el  cual llevaron a cabo en el Hospital Psiquiátrico Del Salvador en la V región el pasado año.

“Utilizamos diversas herramientas teatrales para el desarrollo de diferentes habilidades, hasta llegar a la neuroplasticidad, que en palabras simples, es una transformación a nivel cerebral del usuario”, explica Paulina.

Los jóvenes, acompañados por el productor Alejandro Orellana, presentaron este proyecto -denominado “Moria, la Gran Escuela de las Artes” a profesionales del Hospital Psiquiátrico El Peral en Puente Alto, el cual fue aceptado, el cual comenzarán  pronto a implementar en el recinto hospitalario.

Según relata Paulina, “en esta oportunidad vamos a hacer una investigación un poco más extensa, con mayor profundidad. El proyecto está aprobado, y actualmente estamos en proceso de ingreso a ley de donaciones culturales. Este trabajo tiene un tiempo delimitado de 18 semanas, comprendiendo un total de 36 sesiones (72 horas cronológicas) con los usuarios  UME (unida de mediana estancia) del Hospital Psiquiátrico El Peral”.

 

METODOLOGÍA PIONERA

Según comenta tanto Paulina como el director del proyecto, Alejandro, este tipo de metodología es pionera en el país, pues es primera vez que se realiza un trabajo de estas características, uniendo el mundo del teatro con la psiquiatría para el beneficio de pacientes internos. “Si bien dentro del teatro pueden encontrarse ramas de rehabilitación,  específicamente el trabajo con los trastornos psiquiátricos severos, con los que nosotros tratamos, no existen”, asegura Paulina López.

El objetivo del proyecto, en suma, es  desarrollar las habilidades cognitivas del usuario, a tares de la práctica teatral, enfocándose particularmente en el ejercicio de la percepción y autopercepción. De esta forma, se pretende explorar las posibilidades de fortalecer su autodeterminación, autorregulación y autoconocimiento.

“Como investigadores, creemos que esta es una necesidad latente,  que lamentablemente no ha sido cubierta por parte del Estado, que es quien debiera encargarse de la calidad de vida de este tipo de personas. Los hospitales psiquiátricos de Chile son lugares que están muy abandonados”, señala la joven. “Estamos muy esperanzados con este proyecto, y de los resultados que podamos obtener, ahora que lo implementaremos en un período de tiempo más extenso”, añade  Alejandro Orellana.

(Nota en edición impresa de miércoles 4.4.18)

FORCENTER