Crónica

2 enero, 2018

Primer “Encuentro de la Iglesia comprometida con los Pobres”

Primer “Encuentro de la Iglesia comprometida con los Pobres”

En el marco de la “Jornada Mundial de los Pobres”, convocada por el Papa Francisco y a pocos meses de su visita a Chile, el sábado 2 de diciembre en el sector de Bajos de Mena (Colegio Puente Maipo) se llevó a cabo el “Encuentro de la Iglesia comprometida con los Pobres 2017”, convocado por la Vicaría de la Pastoral Social del Arzobispado de Santiago.

En la ocasión, se realizó una liturgia presidida por el Cardenal Ricardo Ezzati en la que participaron más de 300 personas vinculadas al trabajo social de la Iglesia, líderes comunitarios, coordinadores de la Pastoral Social y líderes de congregaciones y movimientos católicos reflexionaron en torno a este tema y renovaron el compromiso de la Iglesia con los pobres y excluidos, a la luz del mensaje de Jesús y la próxima visita del Papa.

“Esta es una iniciativa del Papa Francisco que está ligada a su venida a Chile y a una actitud permanente de la Iglesia, en relación a la atención de los hermanos y hermanas que más necesitan y centrada en los agentes pastorales. Yo creo que más que en la pobreza, la atención hay que ponerla en los pobres porque es en ellos cuando la pobreza se encarna y llega a ser una manifestación no deseable para la comunión entre las personas. Mirando a los ojos a nuestros hermanos pobres podemos encontrar el camino para superar aquellas dificultades y desafíos”, señaló el cardenal Ricardo Ezzati.

En tanto,  el Vicario de la Pastoral Social, Jorge Concha señaló que “este encuentro ha sido un llamado que nos ha hecho el Papa Francisco que nosotros con mucho gusto hemos recogido, y hemos querido darle este realce sobre todo con personas que están comprometidas con el trabajo solidario en comunidades, en congregaciones y en movimientos, para contrastar miradas”.

Por su parte, Pablo Walker, capellán del Hogar de Cristo, puntualizó que este hito que se efectuaba en Bajos de Mena se trataría de replicar año tras año, no solamente para preparar la venida del Papa Francisco, “sino también para tomar la misión que nos confía, que es anunciar la liberación a los oprimidos por el egoísmo y por estructuras de injusticia, de segregación sistemática y de vidas descartadas, congregando a cristianos y no cristianos a una conversión por igual”.

Tras este encuentro la Vicaría Pastoral Social espera lanzar una declaración con las conclusiones de la jornada llevada a cabo en Bajos de Mena.

 

(Nota disponible en edición impresa de sábado 30.12.17)

FORCENTER