Crónica

22 septiembre, 2017

Remate de alhajas se efectuó en DICREP Puente Alto

Remate DICREP Tia Rica Puente Alto

La tarde del jueves 7 de septiembre en la DICREP (Dirección Nacional de Crédito Prendario) de Puente Alto, ubicada en Manuel Rodríguez #053 (Galería Oasis, a un costado de la Plaza de Armas) conocida popularmente como “la Tía Rica” se llevó a cabo un remate de alhajas, correspondientes a préstamos emitidos en Diciembre 2016, Enero 2017 y Febrero de 2017, con fecha de vencimiento en Junio y Julio del año en curso.

El día anterior se realizó una exhibición de las joyas a rematar -desde las 15 hasta las 18 horas- las que en su mayoría  correspondían a aros, aretes, anillos, gargantillas y argollas, con el objetivo que las personas pudieron tomar conocimiento de los productos de su interés.

“Cualquier persona puede tomar parte en el remate. Solo se le pide en su ingreso el carnet de identidad, con lo cual queda registrado. El único requisito, eso sí, es que debe ser mayor de 18 años”, señala Marcos Mosquera, administrador de la DICREP Puente Alto.

Consultado por el interés de la subasta en los vecinos de la provincia, comenta que el día previo de exhibición de las alhajas legaron cerca de 32 personas, lo que considera “un récord” para este tipo de instancias, puesto que en años anteriores había llegado un máximo de 32. “Muchas de ellas, por decir más menos el 90%, estarán en el remate”, asegura.

Cabe mencionar que en la DICREP Puente Alto –entidad que lleva tres años presente en la capital provincial- solo se realizan remates de artículos como alhajas y similares,  pues según informa su administrador, no cuenta con la infraestructura necesaria (bodegas) para albergar ítems de mayor tamaño, al contario de los que sucede en otras oficinas como las de San Pablo, Matucana y San Diego en Santiago.

De esta forma, y pasadas las 15:30 horas, comenzó  el remate de los diversos artículos ofrecidas por el martillero. El interesado debía reclamar la oferta a viva voz o a mano alzada, de forma clara y precisa para hacerse con ellos.

Cabe destacar que en la subasta tuvieron prioridad  en la adjudicación de las alhajas los empeñantes interesados en recuperar sus especies, siendo requisitos ineludibles para ello la presentación de la cédula de identidad y la póliza correspondiente.