Multimedia

29 abril, 2019

Elizabeth Valdés, alma de comerciante

Elizabeth Valdés, alma de comerciante

 

En José Luis Coo #0232, cerca del centro de Puente Alto, se encuentra “Elly, Frutos del País”, local que como bien lo dice su nombre, se dedica venta de frutos del país, lo que se complementa con la de alimento para mascotas. Su dueña, Elizabeth Valdés – quien llegó junto a su familia hace ya más de tres décadas a vivir a la capital provincial desde La Granja- abrió dicho negocio hace ya 14 años.

“Esto de tener alma de comerciante viene de mi abuelita, lo que también heredó mi hermano mayor.  Cuando ella llegó desde Linares a Santiago, muchos años atrás, acá se puso a confeccionar lo que antiguamente eran los ‘charlones’, una especie de grandes mantas de lana, muy conocidas por allá, yéndole muy bien”, cuenta doña Elizabeth.

Tras casarse muy joven, primero enfocó sus esfuerzos en las labores del hogar, y luego trabajó por muchos años junto a su marido -fabricante de calzados- como vendedora de fábrica, estableciéndose en ferias persas como la de Balmaceda (Mapocho), la de Departamental, y finalmente en una tienda en Chile España, en la comuna de Ñuñoa. “Él me enseñó mucho. Estuve a su lado laborando por cerca de 15 años. También llevaba las cuentas, mantenía el orden financiero, para eso las mujeres somos buenas”, dice entre risas.

Con el tiempo, el rubro del calzado dejó de ser rentable, según señala doña Elizabeth, debido a la llegada del calzado chino y brasilero, no pudiendo competir con los precios, los que eran mucho más batatos.

 

LA INDEPENDENCIA

En búsqueda de encontrar nuevos horizontes laborales, doña Elizabeth llegó al local de José Luis Coo, que por esos tiempos se encontraba en venta. “Rescaté lo poco que quedaba, y como vi que se dedicaba a vender frutos secos y derivados, seguí con la  misma línea, ¡sin tener idea de nada! Fui aprendiendo sobre el camino, gracias a los mismos clientes y la ayuda de vendedores. Al principio fue difícil, pero se logró salir adelante. Luego, diversifiqué la oferta, trayendo comida y accesorios para mascotas, así como diversos tipos de yerbas”, comenta.

Ya en estos 14 años desde que “Elly” abrió sus puertas, su dueña ya cuenta con una fiel clientela, con quienes incluso ha forjado estrechos lazos y amistades. “Es triste eso sí, cuando se de algún abuelito que venía a verme y ya no está… ellos acá compran alimento para sus pollitos, patos, y aves en general, llegando de lugares como Pirque y San José de Maipo, de casas con terrenos más amplios”.

Algo que le llamó la atención en un principio fue que varias personas prueban la comida de los animales antes de comprarla, pues según afirma, ellos ya saben con los años qué alimentos son buenos y cuáles no. “Si para la gente la mascota es uno más de la familia pues”, sostiene.

Ingrid Corona, dependiente del local, afirma es su gran apoyo. Emocionada, dice que  sin ella “esto no funcionaría”, pues trabaja a su lado ya muchos años, siendo su mano derecha. “Los invito que venga a conocer ‘Elly – frutos del país’, donde serán atendidos con mucho amor y cariño,”, concluye.

 

(Nota en edición impresa de sábado 27.4.19)