Policial

12 julio, 2017

Cuatro años de prisión para conductor ebrio que mató a joven

condenan a cuatrto años a conductor

Después de casi una semana de Juicio Oral en contra de Emmanuel Espinoza Cabezas,  conocido con el mote de “El Iguana”, el lunes se efectuó la lectura de sentencia definitiva en la que el Tribunal Oral en lo Penal de Puente Alto condenó al mencionado a una pena de cuatro años de prisión por los hechos que desencadenaron el deceso de Dante Figueroa Morales.

La pena impuesta no fue bien recibida por la familia, la que por una cuestión administrativa (cambio repentino de horario previamente fijado) no pudieron estar presentes en la respectiva audiencia y no se impusieron de primera fuente del fundamento del fallo del trío de Jueces.

 

SENTENCIA CONSIDERADA INSUFICIENTE

Según se indicó, la familia quedó con sensaciones de pena, rabia e injusticia por la condena y por no haber estado presentes en la instancia judicial, adelantando que seguirán hasta que se haga lo que definen como verdadera justicia.

La parte querellante calificó de irrisoria la condena, pues en el desarrollo del juicio se pudo comprobar el estado de ebriedad del condenado y se probó que lo hacía sin licencia de conducir y los resultados de su actuar, que en este fue la muerte de Dante y las diversas lesiones de los otros jóvenes.

Por lo anterior se va a trabajar para recurrir de nulidad frente a la sentencia que se considera insuficiente.

Cabe recordar que el único imputado en la causa registraba antecedentes policiales previos y se mantuvo al margen de la Justicia por más de seis meses hasta que en noviembre del año 2015 fue ubicado y detenido en la ciudad de Llay Llay por detectives de la Brigada de Investigaciones Policiales Especiales (BIPE) de la PDI. Nunca fue encontrado en los domicilios que aportó en su momento, por lo que quedó en situación de rebeldía y pasó al registro nacional de prófugos hasta el momento de su captura.

El día 1 de mayo de ese año, cerca de las cinco de la madrugada, protagonizó el atropello de cinco personas, una de las cuales, Dante Figueroa, de 18 años, falleció quince días después a consecuencia de las graves lesiones sufridas.

El sujeto quedó citado, pero nunca más se presentó hasta que fue ubicado y detenido por la PDI.   En la audiencia de formalización se describió que al momento de protagonizar los hechos habría estado con 1.93 gramos de alcohol por litro de sangre. En la revisión de la cabina la policía encontró envoltorios contenedores de droga, hecho que también fue informado al Triibunal.

El detenido en su traslado al Centro de Justicia local, indicó escuetamente que: “que me disculpen no más, fue un accidente. No quise hacerlo, fue un accidente no más. Muchas disculpas a la familia”, sin decir nada en torno a por qué optó por permanecer al margen de la Justicia por más de medio año sabiendo que era buscado.

El mencionado quedó en prisión preventiva luego de ser formalizado por cinco delitos correspondiendo a dos lesiones leves, dos lesiones graves y la muerte de Dante Figueroa. En cada uno de los casos influyó el estado de ebriedad en que se movilizaba el sujeto y además que no contaba con la licencia de conducir.

Todo lo anterior cuando a gran velocidad circulaba por calle Macul, en la comuna de Pirque, impactando a los jóvenes tras salirse de la calzada. Tras chocar un árbol quedó en la pista contraria, siendo reducido por un grupo de jóvenes que habían participado de una fiesta informal denominada “parcelazo”. Estos habrían intentado a la fuerza que se escapara del sitio del suceso, que de acuerdo a versiones conocidas era la intención inicial de “El Iguana”.