Reportaje

24 diciembre, 2018

Familias de Sergio y Cristina exigen justicia

Familias de Sergio y Cristina exigen justicia

A una cuadra de distancia están  las casas de Sergio Santana Ortiz (49) y de Cristina Molina Molina (27), en la población Los Andes, cuyos cuerpos fueron encontrados sin vida la madrugada del domingo 16 de diciembre, al interior del Canal La Carburera.

Hasta el momento, lo que se tiene claro, es que Sergio falleció debido a asfixia por inmersión, mientras que en el caso de Cristina, las causas aún no han podido ser determinadas de manera fehaciente.

En la población mucho se especula, incluyendo la relación que habrían tenido ambas víctimas, pese a que la familia de Sergio Santana dice que nunca supieron de ella hasta el día de que se enteraron de la desgracia.

 

En tanto, en el caso de Cristina, dicen todo lo contrario, que sí se conocían y que varias veces los vieron salir juntos desde la población.

¿Qué pasó entonces? ¿Cuáles fueron las horas previas de ambas víctimas? ¿Por qué llegaron hasta las inmediaciones del Canal La Carburera?

Esta y otras preguntas se hacen los familiares de Sergio y Cristina, quienes tienen algo en común: quieren conocer la verdad y que se haga justicia.

 

¡SERGIO, NO SALGAS!

 

Sergio llevaba una vida relativamente tranquila en los últimos cuatro años, especialmente tras encontrar a Sandra Carrión como pareja.

Ambos compartían en la casa de la tía de Sergio,  de pasaje Las Loicas, en la población Los Andes, donde él vivía junto a otros familiares y sobrinas.

“Siempre estaba en la casa los fines de semana. Siempre se quedaba junto a  Sandra (su pareja) y veían películas en Neflix”, contó Mónica a Reportajes de PALD.

Lo cierto es que cerca de las 23:30 horas del sábado 15 de diciembre, le dijo a Mónica que iba a salir y que volvería de inmediato. Todo esto tras estar mirando las luces de navidad de habían puesto en la casa.

Tanto ella como una sobrina lo conminaron a quedarse, ya que era tarde.

“Sergio, no salgas, le dije. ‘No si voy y vuelvo’, me dijo. De ahí no lo vimos más”, recordó emocionada Mónica, quien agregó que su sobrino se subió a su vehículo sin saber su destino.

 

Santana era hermano de los propietarios de una parte de la franja de tierra cercana al Canal La Carburera, donde se extraen áridos.

Allí, él trabajaba de domingo a viernes como nochero, por lo que tenía acceso al lugar, especialmente donde se guardan las máquinas.

“Se iba de casa pasadas las cinco de la tarde y volvía al otro día. Esa era su rutina”, detalló Mónica.

 

CELULAR APAGADO

 

Al no llegar durante la madrugada del domingo 16 de diciembre, Mónica comenzó a llamar al celular de Sergio, el que estaba apagado.

Nerviosa y desesperada por saber del paradero del hombre, se contactó con otros familiares, pero nadie sabía nada.

Sin embargo, a media mañana, llegaron los hermanos de Sergio a comunicarle la devastadora noticia de la muerte de su sobrino.

“Quedamos en shock todos. No sabíamos qué hacer”, expresó.

Tras ello, se dirigieron hasta el Servicio Médico Legal donde el cuerpo de Sergio Santana ya había sido trasladado.

“No sabemos nada más. Es todo lo que conocemos de la muerte de Sergio. NO sabemos si conocía a esta niña, si salió a defenderla”, dijo Mónica a Reportajes de PALD.

 

Al ser consultada por si conocía a Cristina, la mujer que pereció junto a Sergio, señaló que jamás la vio en el barrio y que nunca supo de ella.

“La llegué a conocer cuando me mostraron unas fotos de ella”, reveló Mónica.

La tía del malogrado hombre, sostuvo que Sergio llevaba una relación estable con su pareja, quien es, dijo, una persona decente y profesional.

“Ella venía acá a la casa y justo ese fin de semana no vino. Ella está devastada”, aseguró.

 

INVESTIGACIÓN

 

Por el momento la única certeza que tiene la familia de Sergio Santana es que hay una investigación en curso y que ellos manejan un teléfono de la Policía de Investigaciones donde pueden consultar sobre cómo va el caso.

“Es todo lo que tenemos y sabemos”, reiteró.

Sin embargo, ella no se quedará de brazos cruzados y ya piensa en contratar un abogado para que asesore a la familia en este caso que, dice, no puede quedar impune.

“Esto no puede quedar en el aire. Tenemos que saber qué pasó y que paguen las personas que fueron culpables”, sostuvo.

 

SE CONOCÍAN

 

Durante la mañana del miércoles se realizaron los funerales de Cristina Molina Molina -la “crespa” como le decían en el barrio-, quien dejó tres niños, todos de corta de edad.

 

Escenas de profundo dolor se vivieron a la salida del féretro, donde la madre de la joven salió de la casa de pasaje las Golondrinas, llevando en brazo a uno de sus nietos.

Al igual que en el caso de Sergio, tanto familiares y amigos y cercanos tienen muchas dudas y preguntas, aunque también hay versiones que se repiten una y otra vez, ya casi como un hecho que ocurrió.

Cristina estaba hace un tiempo en situación de calle, por lo que su vida era bastante noctámbula, conociendo a otras personas de su misma situación y con problemas de alcoholismo y drogas.

Oscar Moraga Pedraza, era su padrastro, quien contó algunos detalles de este caso, asegurando además de que Cristina y Sergio se conocían.

“Exactamente, eran amigos. Compartían,  salían juntos”, dijo el hombre a PALD.

Claramente este punto es vital para ir despejando algunas preguntas que se hacen las dos familias, a lo que se suma que muchos vieron el vehículo de Sergio circular por la población pasada las cero horas del domingo 16 de diciembre.

Oscar Moraga, sostiene que hay mucha especulación y versiones, pero que como familia quieren conocer la verdad de los hechos y que los responsables, si es que los hay, tienen que ir a la cárcel.

“Yo al menos me entero de la noticia cuando Investigaciones me llama. Porque no me encontraba en el domicilio en ese momento. Me llaman y llego aquí como a las siete de la tarde. Y ahí me entero de que Investigaciones nos vino a avisar acá que habían encontrado a la Cristina, a mi hija, en las compuertas de Puntilla. Que la habían encontrado junto a otro amigo en las mismas condiciones”, relató el hombre.

Tras ello, agregó fueron al lugar donde se habían hecho las pericias a los cuerpos, pero que no había nada en concreto.

“Después nos costó ubicar el lugar físico del hallazgo. Entiendo que no fue el lugar que supuestamente se precipitaron. Porque el vehículo lo encontraron más arriba”, dijo a PALD.

Se especula es que los fueron a tirar ahí.

-Eso es lo que dicen

¿Cuál es la causa de muerte de su hija la tiene?

-No es por inmersión. Porque no le encontraron agua en los pulmones en el Instituto Médico Legal.

¿Y qué dice el certificado respecto de ella?

-Que fue homicidio. Tenía un golpe en la cabeza.

El acongojado hombre manifestó que realizar todos los trámites necesarios para que la verdad se imponga en este caso, donde él cree firmemente que su hija Cristina fue asesinada junto a su amigo Sergio.

En este aspecto, dijo, -tal como lo consignó PALD en su edición del miércoles pasado- las versiones apuntan a que las víctimas fueron vistas en compañía de otras dos personas, de las que ya se tendrían datos concretos sobre su identificación.

Aquí, Oscar Moraga confirmó que él entregó a la Brigada de Homicidios de la PDI los datos proporcionados por una amiga de su hija, quien le envió un mensaje a través de un celular.

 

Para ambas familias no hay dudas que Sergio y Cristina fueron asesinados y cuyos cuerpos luego fueron arrojados al Canal la Carburera, a fin de hacer desaparecer los cuerpos.

Mientras la PDI está dedica a la esclarecer los hechos junto al Ministerio Público local, lo cierto es que al revelarse detalles de lo sucedido y de la supuesta relación que había entre ambas víctimas, las conjeturas aparecen por todos lados, donde muchos saben más, pero que prefieren guardar silencio hasta que los culpables aparezcan.

 

(Reportaje en edición impresa de sábado 22.12.18)