Reportaje

1 octubre, 2018

Gastón, el camerunés trotamundos

Gastón, el camerunés trotamundos

 

Gastón Essengue llegó al Club de Básquetbol de Puente Alto de manera tranquila y demostrando una humildad y capacidad de trabajo a toda prueba, integrándose inmediatamente al grupo.

Nacido en Yaundé, Camerún, el 10 de octubre de 1983. A los 16 años abandonó su país para radicarse en Estados Unidos, donde estudio en el Compton College y  en el Weatherford College en Texas, saltando a la universidad UNLV de donde se graduó de sociólogo.

El deportista, estuvo a punto de ingresar a la NBA, pero no se concretó su llegada a un club, pese a haber estado en el draft del año 2007.

De ahí tomó sus cosas y comenzó un largo periplo por Europa, jugando en las ligas de Turquía, Holanda y Francia, por ejemplo, donde destacó por su versatilidad y juego en la zona pintada.

Luego dio un giro a una carrera y se vino a Argentina, país en el que estuvo nueve temporadas y donde aprendió a conocer parte de la cultura sudamericana y la gastronomía.

Gastón es un tipo afable y con alma de ganador.

Antes de llegar a Chile y a la capital de la provincia Cordillera, conversó con el entrenador local, Pablo Ares, a quien le preguntó derechamente cuál era la aspiración del club. Al escuchar la palabra campeón, Essengué dijo, ‘ok, vamos’.

Aquí parte de la historia de este basquetbolista que además tiene una fundación en su país, que escribió un libro sobre deporte y que desea conocer más sobre el país, en especial de su cultura y, cómo no, del vino tinto.

 

ACOSTUMBRÁNDOSE

 

Llegó hace tres semanas a Puente Alto y está un poco habituado al trajín diario. Tiene voluntad de aprender y dice que él es quien debe acoplarse a las costumbres y cultura local.

“Esta es mi tercera semana. Aunque no he conocido todas las localidades, he visto buena gente, buenas personas. En el club me tratan bien. Estoy cómodo, hasta ahora”, comentó a Reportajes de PALD.

Gastón, tú estuviste nueve temporadas en Argentina. ¿Cómo fue esa experiencia, además de pasar por varios clubes?

Después de jugar en Europa, en Argentina se vio un poquito diferente. El tiempo me adaptó y luego me fue bien en varios clubes. Gané muchos campeonatos y se terminó bien hasta el año pasado donde perdí la final.

Al final me gustó y necesitaba cambiar un poquito de aire porque estaba en lo mismo todos los años. Así se dio la oportunidad de venir a Chile.

Cabe mencionar que Essengue llegó a Argentina en el 2010 para jugar en Ciclista de Junín. Esa misma temporada pasó a jugar a San Martín de Marcos Juárez y luego  amplió ese recorrido a Italiana de Charata, Quilmes (con quien ascendió a la Liga en la 2013/14), San Isidro, Libertad de Sunchales (en su primera y hasta ahora única participación en Liga Nacional), Alianza Viedma, San Isidro nuevamente y Comunicaciones, donde logró el título y el ascenso a la A.

-Para los jugadores como tú, que han pasado por distintos países, el tema de las costumbres y cultura, es a veces complejo, más cuando provienes del continente Africano. ¿Cómo se trabaja en la adecuación?

Eso es lo lindo de nuestro trabajo, de conocer diferentes países y lo más importante es poner la cabeza para querer aprender sobre la otra cultura, así lo vas a pasar bien. Si te vas con la cabeza cerrada, no vas a disfrutar. Vos te tienes que adaptar ellos. Me gusta conocer y aprender.

El pívot de 2 metros 3 centímetros de altura, comenta que hay pocas diferencias -hasta ahora- entre Argentina y Chile. “Es como en África. Si vas de Camerún a Costa de Marfil, verás que son diferentes países, pero en un momento vas a ver que son todos africanos y aquí latinoamericanos”, recalcó.

 

DE CAMERÚN A USA

 

Gastón Senngué es el último de nueve hermanos y cuya madre sigue viviendo en la casa familiar de Yaundé, con algunos de sus hijos.

Tuvo una infancia como cualquier niño y desde pequeño tuvo afición por el deporte, lo que finalmente le permitió abandonar África a los 16 años.

Fue en un verano en Camerún donde Essengue fue visto por un caza talentos mientras él participaba de un campo de entrenamiento de la NBA.

“Me dieron la oportunidad de viajar y estudiar. Así que lo aproveché y me fui a Estados Unidos”, recordó a reportajes de PALD.

Ya en Norteamérica estudio en el college y en la Universidad de Nevada, en Las Vegas, donde jugó en la serie uno de la competencia universitaria.

En esta casa de estudios también se graduó de sociólogo, obteniendo más tarde un magíster en deporte.

Como todo basquetbolista con sus condiciones y estando en Estados Unidos, soñaba con integrar algún equipo de la NBA, lo que estuvo a punto de pasar en el año 2007, cuando estuvo en el draft de la temporada.

De Estados Unidos, Gastón Essengue, tiene los mejores recuerdos, además que lo une un vínculo especial, ya que en Las Vegas viven sus dos hijas de 16 y 9 años, mientras que en Nueva York está uno de sus hermanos, quien siguió sus pasos en lo deportivo, pero no se volvió profesional.

 

FRÍA EUROPA Y SU SELECCIÓN

 

Al no concretarse el sueño NBA, el camerunés tomó otra vez su bolso y zapatillas y viajó a Europa, donde defendió los colores de distintos clubes en diferentes países.

Estuvo temporadas en Turquía, Holanda, Francia y España, donde aprendió mucho, pero a su vez sufrió por el frío invernal del viejo continente.

“No me gustó mucho Europa por el tema del clima y mucho frío. Eso me lesionó en mi primer año en Turquía. Estaba siempre con lesiones y el frío, en el invierno estaba bastante difícil. Yo quería, por eso, ir a un país con más calor y así apareció Argentina, donde se juega la liga con buen clima”, relató Gastón.

Como era de esperarse, Essenngue estuvo en la selección mayor de Camerún por 16 años, consiguiendo en el 2007 la medalla de plata en el tradicional campeonato de Afrobasket.

Por esta razón, es que nunca ha dejado de ir a ver su familia, con la cual compartía dos meses al año, cuando, por ejemplo había un torneo de selecciones.

“Siempre era en verano, junio y septiembre. Eso siempre me dio la oportunidad de estar con mi familia”, apuntó.

 

LA FACETA DE ESCRITOR

 

Al terminar la universidad pensó en escribir algo relacionado sobre su experiencia deportiva y cómo es la diferencia con su país natal, abordando además el desarrollo del básquetbol en Camerún.

Así nació: Dream in Motion, Developing Basketball in Africa.

“Fue como hacer una especie de análisis de lo que le falta a mi país en comparación con otros”, señaló a Reportajes de PALD.

-¿Te gusta escribir, hacer trabajos de este tipo?

-Ahora no. No sé, se fue un poquito. Antes sí, día por día escribía. Yo estaba por terminar mi segundo libro y perdí me computadora. Allí tenía mucho material.

-¿Escribías poesía, también?

-Sí, lo que me pasaba diariamente. Creo que el próximo año volveré a ponerme a escribir.

 

DEL MATE, AL TÉ Y AL VINO

 

Gastón Essengue será uno de los referentes del club Puente Alto para esta temporada, donde pretende entregar toda su experiencia adquirida.

 

“Este es un grupo joven y bueno. Hay buena dinámica”, destacó el jugador camerunés.

Essengue poco a poco se está habituando a su nueva casa y al diario vivir de Santiago, aunque aclara que hay diferencias con Argentina.

-¿Allá tomaste mate?

-A veces, pero yo no soy de mate. Allá son mucho de mate, me forzaban para tomar, pero no me gustó.

-Y acá en Chile, ¿es el té o no?

Sí, hay té. Me gusta tomar uno antes de dormir, pero entendí que en Chile hay muchos y muy buenos vinos, así que para ver si es bueno o no. Voy a tratar de probar por las noches un poquito y ver si son tan buenos.

Esta es parte de la vida de Gastón Essengue, un profesional del baloncesto que tiene un recorrido impresionante y que además tiene una formación académica que luego quiere volcar en su natal Camerún.

Esta es la estrella que llegó a Puente Alto, sin duda un lujo para el deporte local.

 

(Nota en edición impresa de sábado 29.9.18)