Reportaje

19 septiembre, 2018

La mujer que quebró la historia bomberil

La mujer que quebró la historia bomberil

 

No es fácil ingresar a un mundo que históricamente ha estado en manos de hombres y que a la larga parecen cofradías de “hermanos voluntarios”, bajo el alero de un cuartel o compañía.

El voluntariado bomberil, en nuestro país, era dedicación exclusiva de hombres hasta el año 1955, cuando en la comuna de Curacautín, en la región de La Araucanía, ingresó  Delfina Fonseca al único cuartel que había en dicha zona.

Con 28 años de edad, no fue fácil para ella incorporarse, aunque luego demostró que podía ser útil como el bombero más experto del lugar.

Desde esa fecha, han sido muchas las mujeres que han integrado compañías a lo largo de todo Chile, en especial en ciudades pequeñas.

Sin embargo, han sido pocas y contadas casi con una mano, el número de voluntarias que han liderado un proyecto de crear y levantar un cuartel.

Este es el caso de Patsy Zamorano Alvear, quien es directora de la actual Brigada Tobalaba y que será en un futuro cercano la Novena Compañía de Bomberos de Puente Alto.

Reportajes de PALD conversó con ella y esta es su historia.

 

EMBARAZADA Y VOLUNTARIA

 

Patsy Zamorano Alvear, casada y con una hija de 11 años, además de tener 20 semanas de embarazo, es la directora de la actual Brigada Tobalaba de bomberos, la que hace un año recibió el reconocimiento del Cuerpo de Bomberos de Puente Alto.

Esta joven puentealtina, que se dedica a la producción de eventos, tiene la convicción de que el proyecto de la Novena Compañía se consolidará a mediano plazo.

Actualmente, el recinto que los cobija se levantó en los terrenos que pertenecen al cementerio Parque del Recuerdo Cordillera, empresa que les tendió una mano para comenzar a concretar esta idea bomberil.

“Estamos agradecidos del apoyo que nos han brindado. Acá tenemos el espacio para realizar nuestras actividades y guardar el implemento con que contamos”, detalló a Reportajes de PALD.

La idea de la actual brigada nació en el 2012 de la mano de un grupo de vecinos que veían la necesidad de contar con la presencia de bomberos en la zona nororiente de Puente Alto, debido al crecimiento explosivo en viviendas y número de familias.

Sin, embargo el entusiasmo decayó y tuvieron que esperar seis años para que este anhelo comenzara a tomar forma en el sector oriente.

En febrero de 2016 hubo una reunión clave que permitió montar una directiva, la que se consolidó más tarde el 26 de abril de ese mismo año.

“Yo me incorporé cuando la brigada y el proyecto ya estaba andando. Yo solo he puesto mi grano de arena a esta idea de contar con un cuartel en esta zona de la comuna”, apunta Patsy Zamorano.

La directora de la brigada tiene una historia personal y familiar ligada a bomberos desde los tiempos de su abuelo paterno, que llegó a ser encargado de comunicaciones de un cuartel.

Su propio esposo es voluntario y es la que la apoya en todo momento para consolidar este proyecto.

“Mi papá fue toda su vida voluntario. Mi abuelo también lo fue y yo sigo esos pasos. Los llevo en la sangre”, remarca la directora de la Brigada Tobalaba.

El día a día de Patsy es duro, ya que debe lidiar con las responsabilidades del hogar, su trabajo y de arrastrar el carro de la futura Novena Compañía de Bomberos.

No es fácil, pero se hace más llevadero cuando hay una pasión detrás.

 

CAPACITACIÓN

 

Desde que comenzó el proceso de nacimiento y consolidación de esta brigada bomberil Tobalaba, han sido -en promedio- cerca de 35 los voluntarios que han estado de manera permanente.

Hoy, de acuerdo a la directora, son 38 personas, a las que se agregarán otras tres, sumando en total 41 voluntarios para este joven cuartel.

 

¿EN QUÉ ESTÁN AHORA?

 

Todos, casi sin exclusión, están en proceso de capacitación en la Academia Nacional de Bomberos, que tiene que dar finalmente el visto bueno a todo el personal.

Para este cuartel, el sueño más grande es salir a llamados y ayudar a la comunidad, pero saben que es no será posible hasta que no tengan la certificación en sus manos y les den el vamos desde el alto mando de bomberos.

“Queremos, como dice nuestro lema, ‘servir’. Estamos ansiosos, pero tenemos que terminar con nuestros cursos y capacitaciones a fin de estar preparados para enfrentar una emergencia”, sostiene la directora de la Brigada Tobalaba.

Para ella, como para el resto del directorio, una de las especialidades que debería tomar la futura Novena Compañía es la de rescate urbano, en especial en accidentes de tránsito.

Por su ubicación y lugar estratégico en donde están ubicados,  sin duda que es necesario contar con este tipo de voluntarios, debido, en especial por el alto tránsito que hay en la avenida La Florida.

“Actualmente la especialidad la tiene la compañía que está en el centro de Puente Alto. Ellos salen a los llamados de accidentes de tránsito o de rescate. Lo ideal sería que para esta zona nosotros podamos actuar en este ámbito”, recalcó Patsy Zamorano.

 

TERRENO

 

Como está comprobado, las mujeres van un paso más adelante que los hombres y proyectan -y casi consolidan una idea en su cabeza- a mediano y largo plazo.

Por eso es que Patsy Zamorano confía en que la futura Novena Compañía tendrá un lugar amplio en donde edificar su definitivo cuartel.

“Estamos agradecidos de la colaboración que nos ha brindado el cementerio Parque del Recuerdo Cordillera, pero esperamos que nuestro cuartel esté en sitio independiente”, comentó la voluntaria.

En la actualidad, hay conversaciones entre la superintendencia de bomberos y la municipalidad de Puente Alto para concretar un comodato por un terreno que tiene unos seis mil metros cuadrados y que está casi al frente de donde está ubicado actualmente la Brigada Tobalaba.

Según Patsy Zamorano, la idea es que el edificio de la compañía se construya en la mitad del sitio.

“Uno sueña con esto porque lo lleva en la sangre y desea ayudar a la comunidad de la mejor forma posible. Ojalá se concrete y podamos seguir dando pasos”, sostuvo a Reportajes de PALD.

Bomberos es una de las instituciones más arraigadas en la comunidad nacional, donde los voluntarios siguen siendo el corazón de cada compañía y donde las mujeres están teniendo más espacios de participación.

El caso de Patsy Zamorano es prueba de que los tiempos están cambiando en el país, donde una mujer no solo puede ser un bombero más, sino que conducir el carro para consolidar el paso de una brigada a una compañía.

 

EL ENTRENAMIENTO

 

De acuerdo a la Academia Nacional de Bomberos, el estándar de entrenamiento obligatorio de Bomberos consta de 10 etapas prácticas de 2 horas cada una, las que deben ser presenciales y se desarrollan en los respectivos cuarteles de bomberos.

Para su ejecución se consta de  Guías de Autoinstrucción desarrolladas por la Academia Nacional de Bomberos, y cuyos ejercicios consisten en aplicar técnicas y uso de equipos asociados a los cursos del Nivel Bombero Inicial y Bombero Operativo.

Aquí los principales puntos del curso básico: 1. El Fuego y los Incendios. 2. Uso básico de Mangueras y Pitones. 3. Uso de Equipos de Protección Personal y Equipo de Respiración Auto-Contenido. 4. Técnicas de Entrada Forzada a Estructuras. 5. Técnicas de Ventilación táctica en Incendios. 6. Uso de Escalas y Cuerdas para el control de Incendios. 7. Técnicas de Búsqueda y Rescate en Incendios. 8. Guía de Estandarización de Material Menor de Bomberos. 9. Guía de Primera Respuesta a Incidentes con Materiales Peligrosos (PRIMAP). 10. Guía de aplicación de maniobras de Reanimación Cardio Pulmonar (RCP).

 

LOS AÑOS PASAN

 

El Cuerpo de Bomberos de Puente Alto tiene 89 años y ha sido parte de la historia y desarrollo de la comuna. La comandancia de este cuerpo de voluntarios nació un 29 de septiembre de 1936 ante la necesidad de contar con una coordinación mejor entre las nacientes compañías en la tierra de “las arañas”.

 

(Nota en edición impresa de sábado 15.9.18)