Reportaje

1 abril, 2019

Los abuelos que rezan para que su casa no siga siendo “chocada”

Los abuelos que rezan para que su casa no siga siendo “chocada”

 

Luis Plaza Olivares (88) y Lucía Emperatriz Carvajal Díaz (86) viven hace más de 40 años en un sitio de 500 metros cuadrados que está a un costado de los estacionamientos del supermercado Jumbo y del recinto Easy que se ubican frente a la estación del Metro Elisa Correa, en Puente Alto.

Aquí, solo una pandereta divide las dos propiedades, donde una calle que al principio era cerrada por las noches, es ahora la causa de una serie de accidentes de tránsito donde este matrimonio ha sido el más perjudicado, ya que en dos oportunidades vehículos han ingresado al interior de su vivienda.

El último hecho de estas características se vivió la tarde del viernes 22 de marzo, cuando un hombre que conducía un automóvil que había robado minutos antes a una mujer en la comuna de La Florida, perdió el control del móvil mientras era perseguido por carabineros, rompiendo la pandereta y destruyendo parte del inmueble de los abuelos, quienes estaban -providencialmente- en el living de su casa.

“Estábamos sentados con mi hija Anita, cuando sentimos el golpe, el ruido. Hicieron tira todo allá, que yo lo uso para lavar. Bastante susto porque son cosas peligrosas”, contó Lucía Emperatriz.

Sus hijos que la socorrieron describieron que todo era polvo y que si no fuera por una pared el vehículo habría seguido su marcha destruyendo otra vivienda que hay en el sitio.

Ya con sus años acuesta, la matriarca de la familia no recuerda muy bien el primer episodio, que la dejó en cama por varios días.

Fue hace uno tres años cuando un vehículo entró hasta la misma cocina de la casa, provocándole lesiones a esta vecina puentealtina.

Así lo recuerda Teodoro Plaza Carvajal (60), uno de sus hijos, quien llegó hace un año a vivir junto a sus padres.

“Ese accidente dejó mal a mi mamá, con lesiones. Estuvo todo el día en el hospital y le hicieron curaciones. Luego el caso fue al juzgado y como demora, pasaron como casi dos años para que pusieran panderetas que además quedaron mal colocadas”, relató Teodoro.

 

MÁS CHOQUES, MÁS MIEDOS

 

Pero no solo ha habido estos dos accidentes en la vivienda de este matrimonio puentealtino, ya que más de cuatro veces las panderetas han tenido que ser repuestas o simplemente poner planchas de zing en los lugares donde han quedado dañadas.

De acuerdo a Teodoro, muchas veces, en especial en las noches, las personas que han protagonizado accidentes se han arrancado.

“Han botado esta parte de la pandereta. Aquí una vez, por allá otras tantas. Lo peor es que se arrancan después”, dice Teodoro.

Para los hijos y la familia en general, el problema grave es que todos los días está la posibilidad de que ocurra un accidente y que otra vez destruyan la pandereta o peor aún, que destruyan parte de la vivienda de los adultos mayores.

“Acá uno ve choques casi todos los días. Nadie respeta nada y gana la ley del más fuerte. No hay control de ningún tipo”, recalca José, otro de los hijos del matrimonio entre Luis Plaza y Luisa Carvajal.

 

¿CUÁL ES LA SOLUCIÓN?

 

El problema, según esta familia, es que esta calle nunca debió ser construida o habilitada como parte de la red de la vía pública.

“Si usted ve acá había un pórtico donde habían dos hojas de reja metálica las que se juntaban en la noche para cerrar la calle. Al principio funcionaba así, pero luego sacaron los portones y dejaron la vía libre las 24 horas. Desde allí comenzaron todos los problemas”, comentó Teodoro.

Para los hijos de estos adultos mayores, quienes quieren vivir en paz y no a sobresaltos, es que la empresas Easy y Jumbo, junto a la municipalidad, lleguen a un acuerdo para reconstruir este tramo de la calle, a fin de que se haga con todas las medidas de seguridad que indica la ley respectiva del Serviu.

“Hace un tiempo el municipio nos puso dos barreras de contención para evitar que los autos pasen de largo justo en la curva que hay hacia el poniente, pero ya están sueltos los cimientos porque no pasa día que los automovilistas la chocan”, dice José Plaza, quien está próximo a llevar a vivir a su familia a este lugar y donde quiere resguardar a sus hijos menores de edad.

Para estos vecinos puentealtinos el tema también pasa por la importancia que tomó esta vía para unir otros sectores de la comuna que antes eran solo peladeros.

Por lo mismo están solicitando que las partes responsables se pongan de acuerdo y generen un proyecto para mejorar la seguridad vial de ese tramo de la calle.

“La calzada llega hasta la misma pandereta, aquí no hay seguridad de ningún tipo”, manifestó Teodoro.

La familia de los abuelos puentealtinos esperan una solución concreta a este problema diario que viven, a fin de que la calma y tranquilidad vuelvan al hogar de Luis y Lucía.

 

MUNICIPIO INSTALARÁ BARRERA DE CONTENCIÓN

 

Tras consultas por este caso, desde municipio local se indicó que el tema se viene arrastrando desde hace años, donde se ha trabajado para disminuir la ocurrencia de accidentes.

Así lo manifestó a PALD Migual Mahfud, quien es el director de Tránsito de la Municipalidad.

-¿Cuál es el rol de la Municipalidad en este caso?

-Lamentablemente la casa está ubicada en un lugar en el que se han registrado muchos accidentes. El terreno colinda en parte con una propiedad privada y en otra con un bien nacional de uso público, como es la calle. La municipalidad sólo tiene injerencia en la parte en que colinda con lo público. Desde hace dos años hemos estado trabajando con la familia dueña de la propiedad afectada e instalando barreras de contención, delineadores y señales de tránsito indicando precaución.

¿Hay posibilidad de mejoramiento?

-Seguiremos intentando señalizar de la mejor manera para que los conductores tomen conciencia de que esa es una zona que tiene una velocidad máxima de 30 km/hr que no debe sobrepasarse.

En los próximos días agregaremos una barrera de contención adicional en el último tramo en el que la municipalidad tiene poder para intervenir.

 

PERSECUCIÓN POLICIAL

 

En relación al chofer que embistió el auto contra la casa de los adultos mayores, el pasado 22 de marzo, el hecho se originó luego que el hombre se robara el vehículo tras intimidar a su dueña, llevándose por una cuadra a la hija de seis años de la mujer, quien estaba arriba del móvil y a la que abandonó en la vía pública.

El hecho se registró, en principio, en calle Rucalín, a la altura del número 4.000, en la comuna de La Florida, en las cercanías con Troncal San Francisco,  donde la víctima fue abordada por el hombre, quien sacó a la mujer de su vehículo arrastrándolo luego por un par de metros.

Una vez con el control del móvil, el antisocial se percató que al interior del vehículo iba la hija de seis años de la mujer, por lo que detuvo su marcha para dejar a la niña a una cuadra desde donde había robado el automóvil.

Tras ello, el delincuente se dio a la fuga por las calles adyacentes, llegando a Puente Alto a través de la calle Troncal San Francisco, donde el hombre perdió el control de vehículo impactando la pandereta y luego la casa de estos abuelos puentealtinos.

Luego del impacto, el hombre quiso seguir su fuga a pie, siendo detenido por personal de Carabineros de la 38ª. Comisaría de Puente Alto.

 

(Nota en edición impresa de sábado 30.3.19)