Una Labor un Personaje

31 diciembre, 2018

Roberto Pino, retratando la vida campesina en Pirque

Una labor un personaje

 

A sus 78 años, Roberto Pino Riveros continua retratando la vida campesina de su querido Pirque, a través de sus habilidosas manos, que tallan de forma magistral figuras tales como carretas, caballos, vacas, bueyes y  huasos, todas con un gran nivel de detalles.

El artesano pircano heredó este arte de su madre,  mujer campesina, hija de mueblista, siendo el único de sus 9 hermanos que se dedicó a este oficio. Tras estudiar hasta quinto años de preparatoria, su padre se lo llevó a trabajar con él a las viñas de la zona a faenas agrícolas.

“Eran otros tiempos y no tuvimos la oportunidad de estudiar. Era bien sacrificada la  cosa en las viñas. Fíjese  que el arado me botaba, pues era un niño”, recuerda. Sin embargo, la relación con la tierra durante esa etapa se hizo más fuerte, lo que  luego plasmaría en la madera, lo que se puede ver en una de sus obras: unos caballos tirando una carreta repleta de uvas.

Con el correr de los años abandona este trabajo, dedicándose tiempo completo a la labor de artesano, donde lleva más de 50 años, que es lo que verdaderamente le llena el alma, y que a su edad, asegura lo mantiene en plena forma,  con una menta activa y sana.

Cuenta que ha participado en diversas exposiciones, tanto en la comuna, en Santiago (Parque O’Higgins, Parque Pare Hurtado),  como en regiones, dando a conocer sus obras, llevando un “pedacito” de Pirque todos los lugares que ha visitado, siendo un gran representante de sus tradiciones y vida campesina.

Las maderas  que utiliza el artesano son mayormente raulí, álamo, alerce, peumo, y quillay, las que gran parte recolecta él mismo de los campos,  y  que vecinos también le entregan gentilmente

 

POSIBLE FIN DE UNA TRADICIÓN

Existe en don Roberto una tristeza que no puede ocultar, pues según comenta, es el último artesano y escultor en  madera campesino en Pirque. De sus hijos y nietos, ninguno de ellos siguió sus pasos, y pese a que hace clases de vez en cuando, al respecto no ve un mayor interés de parte de las personas en continuar con esta tradición, la que afirma, cree morirá cuando él tenga que partir.

“Esto para mí es parte del patrimonio de Pirque, y así me lo han comentado en muchos lados, donde se valoran este tipo de trabajos. ¿Sabe? a lo niños les encanta.  Unas veces fui a colegios, dando charlas sobre la artesanía, pero de eso ya ha pasado mucho tiempo. Me gustaría que la gente supiera más de esto, y todo lo que lleva consigo, como su historia. No tengo problema en que me visiten, por ejemplo. ¡Yo feliz!”,  indica, por lo cual deja sus números de contacto, si alguien desea saber más de su persona y obras: 2 2854 6560 (domicilio),   9 5949 9159 (celular).

 

(Nota en edición impresa de sábado 29.12.18)