4 agosto, 2017

Damnificada del incendio en población Los Pitufos acusa falta de ayuda

Damnificado en San José de Maipo

Hace poco más de dos meses y medio un incendio afectó a la población Brisas del Ríos (Los Pitufos) en San José de Maipo, el que tomó completamente por sorpresa a los vecinos, resultando destruidas cinco viviendas a causa del sinestro, tres de ellas con pérdidas totales.

Cristina Villegas es una de las damnificadas quien lo perdió todo, alcanzando solo a “salir con lo puesto”. Hoy, tras la tragedia, se levanta junto a su familia a duras penas, pues hasta le fecha, su vivienda no presenta energía eléctrica, señalando que en el caso del alcantarillado, los gastos corrieron por su cuenta.

La mujer se siente molesta por la situación, la que también viven parte de sus  otros vecinos damnificados (entre ellos familiares) que perdieron sus viviendas en el siniestro, pues indica se le prometió ayuda “lo más pronto posible” por arte del municipio para que lograran rehacer sus vidas de forma normal una vez más.

“En un primer momento la municipalidad nos entregó ayuda y lo gradezco, pero se comprometieron a ayudarnos en el futuro en temas de agua y luz. Hasta la fecha no pasa nada. De hecho, yo tengo alcantarillado porque nosotros mismos hicimos los trabajos, pues fuimos al municipio y nos respondieron que no había plata y que esperáramos. Ya a los dos semanas, y sin respuestas, recolectamos algo de dinero con mi familia presentándonos con cuecas en la plaza de Puente Alto”, señala indignada Villegas.

Recuerda que el día posterior al incendio, siendo ya las 5 de la tarde, nadie se había acercado en su ayuda, siendo luego particulares -en este caso la asociación de Areneros del Maipo- los que con sus máquinas despejaron el lugar.

“Nos prometieron del municipio que se harían cargo de la luminaria también. Incluso, la Asociación de Areneros nos dio los polines que van puestos a los medidores. Fui a la municipalidad y dijeron que todo el trabajo teníamos que hacerlo nosotros, de forma particular ¿Cómo nos vamos a hacer cargo si el T1 sale 350 mil pesos y lo perdimos todo?”

Doña Cristina dice que  fue hasta la CGE por respuestas. “Me dijeron que si el alcalde no llama al gerente para que vinieran a  instalar los medidores, ellos  no iban a hacer nada”.

Cabe mencionar las nuevas viviendas que se entregaron a los damnificados fueron levantadas por la Fundación Vivienda, enviada por parte de la ONEMI, a quien tanto Cristina y los afectados por el siniestro agradecen profundamente su trabajo. “De hecho, recientemente personal de la fundación vino a visitarnos, para saber cómo nos encontrábamos tras el incendio”, indica.

“Quiero aprovechar el espacio para dar las gracias a los vecinos, particulares y a panaderías, pues a mí aún me están donando el pan: a la 4 Sur, La perla, La Panos y a don Roberto Pérez, que fue uno de los primeros en ayudarnos y entregar desayunos a todos quienes nos colaboraron”, sostiene.

FORCENTER