8 febrero, 2018

La puentealtina que nos representará en Viña…

Astrid Veas, la puentealtina que nos representará

Hasta que lo consiguió.

Fueron 10 años en que Astrid Veas perseveró en entrar a la competencia folclórica del certamen musical más importante del país: el festival internacional de Viña de Mar.

Con una letra que denuncia temas contingentes y sobre la simpleza de la vida para ser felices, Astrid, cuyo nombre artístico es “Consentimiento”, logró convencer a los jueces. Pero no fue todo.

Su voz -a veces desgarradora- poderosa y emotiva, es el fuerte de este tema, que lleva por título “mundo al revés” y que tiene todo el potencial para estar dentro del podio final.

La carrera musical de esta joven puentealtina no ha sido fácil y este resultado es la consecuencia de un recorrido por distintas facetas musicales, hasta que logró encontrar el camino de la composición ligada a la música urbana, con tintes de folck sudamericano.

Se tiene fe Astrid y está preparando todo un show para Viña del Mar. Si bien es solo parte de la competencia menos valorada actualmente, sabe que es una oportunidad única para darse a conocer y hacerse un espacio en la escena local.

Por eso es que está confeccionando sorpresas que pondrán a la Quinta Vergara al revés.

Aquí parte de la historia de la Voz de Puente Alto y de la provincia Cordillera.

 

LIBERANDO ENERGÍA Y ANSIEDAD

 

A menos de 20 días de que se suba al escenario de la Quinta Vergara, Astrid está ansiosa.

Y no es para menos, si esperó una década para que su sueño se concretara.

-¿Cómo estamos hoy?

-Estoy ansiosa y estoy combatiendo esta ansiedad tejiéndolo todo, todo, todo.

Llevo todos mis vestidos para allá, cien por ciento lana  y ensayando harto y es como para recibir toda la energía.

Así describió este momento a Reportajes de PALD, mientras está en una suerte de “concentración” en su casa de cerro Lo Caña, donde llegó a vivir hace unos diez meses.

Con una gran sensibilidad y una intuición a flor de piel, Astrid empezó a captar ciertas señales que le indicaban que esta vez sí el camino estaba frente a ella y que tenía que recorrerlo.

Sin embargo, no fue hasta que el último día de postulación que envió su canción.

“Es la cuarta vez que postulo. La primera vez que lo hice fue a los 22 años, ahora tengo 32. Han pasado 10 años, ya que obviamente dejé espacios entre una postulación y otra”.

“Pero este año empecé a ver señales muy claras que yo no podía dejarlas pasar y empecé a entender que tenía que postular y lo hice el último día antes que cerraran la inscripción.

Tenía la visión de que tenía que entregar este mensaje de mundo al revés…y se dio. Fue muy increíble”, recordó a PALD.

 

CON LA GUITARRA NUEVA

 

La creación musical es un trabajo diario, donde los artistas están tratando de encontrar esos acordes que le permitan plasmar letras o sentimientos.

Sin embargo, la mayoría de las veces el nacimiento de una canción nace de manera espontánea. Es como la captura de acordes que están revoloteando cerca del compositor.

También se dan ciertos fenómenos que suelen estar encadenados y a la larga -de acuerdo a cada persona- son tomados como sincronización del espíritu.

Así se dio en el caso de Mundo al Revés, cuya composición nació en el norte del país y tras la compra de una guitarra nueva.

 

“La verdad estaba cantando en Iquique y compré una guitarra allá. Cuando la tomé, empecé a tocar algunos acordes y la canción salió de una, completa”, recordó Astrid.

Tras ello tomó la grabadora y empezó a describir todo. Los rasgueos contra las cuerdas, los instrumentos que se requerían para el acompañamiento, etc.

“De ahí la grabé solo con guitarra e hice un video clip, ya que sentía que necesitaba registrarla, pero este año con un amigo la orquestamos y la hicimos más cortita”, describe la cantante puentealtina.

Con el paso del tiempo, la canción está sonando cada vez con más fuerza. “Imagínate qué va a pasar cuando se interprete con todos los músicos”, dice esta joven.

 

QUE 17 AÑOS NO ES NADA…

 

Astrid Veas nació y se crió en Puente Alto, específicamente en la población Papelera, lugar emblemático de la comuna, en especial para ella, ya que allí están sus raíces y la historia junto a su abuelo paterno, quien fue parte de la industria de papeles y cartones.

A los 12 años emigró de la capital de la Provincia Cordillera por razones familiares, para instalarse en Macul y luego en otras comunas del Gran Santiago.

Sin embargo, la tierra siempre llama. Por eso es que trata de realizar conciertos cerca de Puente Alto o de la provincia. Así se da tiempo de arrancarse y ver los amigos y familiares, en especial a su padre, quien vive en la zona céntrica.

Astrid lleva 17 años en el ámbito de la música, cuyos inicios fue como integrante y cantante de bandas tropicales  y otros ritmos, como el jazz.

De esta forma, desde los 15 años empezó a cantar desde cumbias, salsa, onda disco y otros estilos. A eso se suma la conducción de eventos y hasta el baile. Es decir una showoman completa y de gran versatilidad.

“Cuando uno va a matrimonios, por ejemplo, siempre hay artistas que hacen de todo. Eso hice”, recuerda.

 

Tras un tiempo, decidió salirse de todo este ambiente y tomó la guitarra para irse a la calle, al metro, a las micros, como una especie de aprendizaje y de buscar su sitio ideal.

“Grabé en pasado bachata, electrónico, reaggetón. Pasé por casi todos los estilos hasta llegar a esto que es lo más simple y natural que yo he podido sacar. Me refleja cien por ciento”, comenta la artista puentealtina.

¿Dónde encajarías este estilo tuyo?

-No creo que tengamos que etiquetar nada. La música  es música y yo voy a estar al servicio de ella siempre. La canción que va a Viña puede ser una tonada o una cueca, de acuerdo a los chicos que me acompañen. Se puede versionar en lo que sea.

Otras de las composiciones de Astrid están relacionadas a la cumbias y otras más pop, las que desea que se conozcan con mucha fuerza.

 

VESTIDOS GOLPEADORES

 

Sin duda que la vitrina que brinda el festival de Viña del Mar sigue siendo interesante, aunque, quizás, sin la potencia de décadas pasadas.

Pero para las artistas emergentes como Astrid es una oportunidad única que no quiere desaprovechar.

“Soy una soñadora y quiero llegar a lo más alto de lo alto”, enfatiza Astrid.

Ella sabe que habrá un antes y un después de su presentación en la Quinta Vergara, de ahí que esté afinando una sorpresa visual que a nadie dejará indiferente.

Y que Astrid tiene una habilidad -un don- de crear cualquier cosa con lana y palillos, aunque en este caso su especialidad es con crochet.

Por eso, ha preparado vestidos de su autoría para sus presentaciones.

 

“Yo soy tejedora. Todo el vestuario es confeccionado por mí. En la primera noche usaré un vestido rojo de lana, largo. Con ese me subiré al escenario de la Quinta Vergara”, reveló a PALD.

Pero sin duda en la noche de gala Astrid se llevará más de alguna mirada.

Para ese momento se pondrá un vestido que pesa cinco kilos.

“Ese es un espectáculo. Lo hice en una noche. Está hecho con lana natural de oveja. Un vestido sien por ciento orgánico y es muy impactante”, describe la joven artista.

Astrid sabe que será parte de una gran vitrina, pero está segura de estar a la altura. Está confiada, cree en sus capacidades y tiene toda la fe de que El Mundo al Revés será la puerta para un camino que ni su inmensa intuición puede vislumbrar.

Desde tu casa puentealtina todo el poder y en newen, Astrid.

FORCENTER